fbpx

Cazan un corzo con un raro trofeo de 11 puntas en un coto de León

Este cazador abatió, el pasado sábado 23 de abril, un corzo con uno de los trofeos más imponentes de lo que va de temporada.

corzo
El gran corzo de 11 puntas abatidos por el cazador. © J. T.

El cazador leonés Joaquín de la Torre, natural de la comarca de La Bañeza, cazó el pasado sábado 23 de abril a orillas del río Órbigo, en León, un magnifico corzo con una llamativa cuerna de 11 puntas. «El trofeo es espectacular. Tengo varios corzos cazador, pero tan buenos como este, ninguno», comienza explicando el cazador a la redacción de Jara y Sedal sobre las curiosas defensas de este animal.

«Estaba recechando en una chopera, había visto un par de corzos más jóvenes cuando, según iba caminando, ya prácticamente al final de la zona, se levantaron tres hembras que me vieron y empezaron a ladrar», explica sobre un lance que se desarrolló a última hora de la mañana.

«Había estado viendo un par de sitios más en el que había observado dos machos que no merecían la pena y eran ya las 10:15 horas de la mañana, algo tarde para la caza esta especie», detalla el cazador.

No obstante, a su lado izquierdo se levantaba el gran corzo en dirección a las hembras: «En un primer momento venía hacia mí, y fue entonces cuando me di cuenta de la cuerna que tenía, pero al ver a las hembras, corrió hacia ellas, en sentido contrario hacia donde yo me encontraba», explica De la Torre. «Pensé incluso que no le podría disparar porque se fue demasiado lejos», añade sobre el momento en el que esperó a que el macho se parase y le ofreciera un blanco seguro.

Un disparo certero a 200 metros

El cazador, con el trofeo. © J. T.

Cuando el macho se paró, el cazador lo metió en el visor y, a unos 200 metros, disparó con su rifle Browning Bar 2 del calibre 7mm Remington Magnum cargado con munición de 180 grains. Tras apretar el gatillo, Joaquín se acercó deprisa, sin tomar referencias. «Miraba entre las hierbas, pensando que le había dado más cerca; pensaba que no lo había acertado después cuando… unos metros más adelante lo vi y me llené de emoción. Era muy bonito. Me puse muy nervioso al contemplarlo», detalla.

«Es el trofeo de mi vida», confiesa por último el cazador, que además apunta que es probable «que no vuelva a ver en tiempo un corzo así en mucho tiempo».

La mejor historia de corzos de esta temporada conseguirá un monocular térmico valorado en más de 2.000 euros

sorteo Burris H50 historia corzo

¿Has cazado ya algún corzo destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal y Beretta Benelli Ibérica pueden premiar tu historia gracias a un nuevo concurso. Si tu historia es elegida, puede que ganes un magnífico monocular térmico Burris H50.

Para optar al premio solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza de corzos, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Beretta Benelli Iberica (@beretta_benelli_iberica). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te contamos cómo puedes participar.