fbpx

Estrenan coto y logran cazar este tremendo corzo de nueve puntas

Dos jóvenes van a cazar a su nuevo coto social de Aragón y abaten un descomunal animal de nueve puntas y un tremendo grosor en sus cuernas.

Javier Fernandez-Caballero

Los cazadores José Pons y Alfonso del Valle han abatido un espectacular corzo, el primero que consiguen en un nuevo coto social de Aragón. El ‘estreno’ no podía haber ido mejor, puesto que se trata de uno de los ejemplares más grandes de la presente e inusual temporada corcera.

Alfonso del Valle narra a Jara y Sedal que todo comenzó hace un par de semanas, cuando tanto él como su compañero fueron a recechar a dicho coto. «Por la tarde Jose Pons localizó un corzo muy grande, que no pudo tirar. Yo no vi ninguno que me pareciera lo suficientemente bueno para abatirlo, así que esperamos una semana más», explica Del Valle.

Ese 27 de junio hicieron una espera con la esperanza de que apareciese el corzo, pero sólo con su rifle, un 6.5 creedmore preparado para tirar a largas distancias.

Los corzos no tardan en aparecer

«De camino al lugar en el que decidimos apostarnos localizamos un corzo macho joven, con buena proyección para futuras temporadas. Al colocarnos en el lugar elegido, alrededor de las 21:00 horas de la tarde, comenzamos a ver algunos ejemplares moverse. Vimos un animal bastante viejo, algún que otro corzo joven…y alguna hembra», relata sobre el inicio de la tarde cinegética.

El lugar elegido para realizar la espera era un alto desde el que divisaban gran cantidad de terreno como siembras, rastrojos, tierras aradas y monte con espinos. Era «un mosaico ideal para la caza del corzo», asegura Del Valle. «La tarde iba avanzando y ya no contábamos con ver el corzo grande que José tenía localizado. Con el sol ya puesto, localizamos a 630 metros un corzo, macho, que parecía tener buena pinta, lejos de la zona donde teníamos fijada la búsqueda», sigue relatando.

Decidieron entonces aproximarse para intentar, sin apenas luz, valorarlo mejor. «Nos acercamos hasta 270 metros, ya que más era imposible porque había un valle y el corzo estaba al otro lado. No había luz suficiente para valorar el trofeo con la cámara de fotos, por lo que José se apostó con la totalidad de los aumentos del visor y comprobó que se trataba de un gran ejemplar, pero no pensaba que fuera el que estábamos buscando», comenta su compañero Alfonso.

Un certero disparo a 270 metros

«Me pasó su rifle para valorarlo yo, y me dijo: ¡Alfon, tíralo!», describe Del Valle. Tras meterlo en la cruz, y con la poca luz que había y la gran distancia, le dijo que no se atrevía, que si quería que disparase él. José se volvió a echar el rifle a la cara y dijo: «Me parece muy grande». Y no se equivocaba.

«Sin animarlo mucho a que tirara, decidió probar suerte. Yo sabía que si disparaba… probablemente lo abatiría. 270 metros y sin apenas luz, pero José tiene mucha práctica y confianza con su equipo. Un certero disparo retumbó en todo el valle, escuchando perfectamente el impacto de los 150 grains de la bala sobre el corzo. Con los prismáticos yo, y él con el visor, comprobamos que no se movió del sitio de donde le disparó», asegura Alfonso.

Otra imagen del corzo.

Un gran corzo

«No cogimos a mi perro, mi fiel compañero teckel, que nos esperaba en el coche, debido a que no hacía falta pistear, y que nos quedaba una gran bajada al fondo del valle, y su posterior subida a cobrar el trofeo. Al llegar, José primero, exclamó que era grande pero no muy alto. Cuando llegué yo, y lo vi, nos echamos a reír los dos y nos dimos otro fuerte abrazo», señala el cazador.

Se trataba de un corzo no muy viejo, con nueve puntas, que destacaba por su grosor y bonito color en la cuerna. «Ya llegamos a cobrar el corzo con la noche echada, por lo que a pesar de hacer alguna foto en el lugar donde lo abatimos, decidimos acercarlo al coche, y prepararlo para que a la mañana siguiente, con mejor luz, pudiéramos hacer buenas fotos. Se trata del primer corzo cazado en este nuevo coto y sin duda no será fácil de superar.

Jara y Sedal y Excopesa premiarán la mejor historia de caza con unos prismáticos Minox

Jara y Sedal y Excopesa premiarán la mejor historia de caza con unos prismáticos Minox

¿Has cazado algún animal destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal puede premiar tu historia gracias al concurso que acaba de lanzar junto a ExcopesaSi tu historia es elegida, puede que ganes unos magníficos prismáticos Minox X-Lite 8×42.

Para optar a ellos solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza mayor, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.esy el de Excopesa (@Excopesa). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te contamos cómo puedes participar.

Deja una respuesta