fbpx

Una espera de jabalí como mandan los cánones: un cochinazo, en abierto y con arco

Este cazador narra cómo abatió este fin de semana un jabalí con un gran trofeo durante una noche de espera con arco. Así fue el lance con el que Alberto Díaz de la Rosa se hizo con este envidiable ejemplar.

jabalí con arco

Alberto Díaz de la Rosa, un cazador de 46 años de edad natural de la localidad de Mocejón pero que actualmente vive en Borox -ambos municipios en la provincia de Toledo-, dio caza este fin de semana en un coto en abierto en la provincia de Ciudad Real a un gran jabalí con arco. Díaz ha narrado a Jara y Sedal todos los detalles de un lance único que sucedió sobre las 21:30 horas de la tarde y a 25 metros de distancia.

«Siempre he sido cazador, llevo cazando 20 años con rifle, pero hace unos seis años probé por mediación de un amigo esta modalidad de caza arco y me enganchó. De hecho, llevo cuatro años en los que el 90% de las piezas que cazo son con él», comienza relatando Alberto.

Un disparo en una charca a 25 metros de distancia

El trofeo del jabalí. ©A. D.

El cazador toledano explica a este medio que «no tenía controlado al animal, ya que en las cámaras de fototrampeo no aparecían más que hembras con rayones, por eso no tenía demasiada esperanza». Aunque le esperó junto a un comedero y una charca, decidió aquel día acudir solo a bañarse.

Una primera aparición del jabalí. «A última hora de la tarde lo sentí bajando del monte por la hojarasca seca. Comprobé que se había parado y, cuando me asomé, estaba metido en un claro, pero pensó que era muy de día todavía, y se volvió de nuevo al monte, sin que me diese tiempo a abrir el arco ni siquiera», relata Díaz.

Otra imagen del jabalí recién abatido. ©A. D.

Sobre las 23:00 horas de la noche, el cazador sintió un chapoteo «muy grande» y vio que se estaba bañando. «Lo valoré con los prismáticos, eché la linterna, rápidamente disparé la flecha pero se me fue el disparo un poco alto, ya que le di en la columna. El animal se quedó en el sitio pataleando y ahí murió», explica Alberto sobre el momento culmen del lance que realizó con su arco Obsession modelo Defcon M6.

Tuvo que meterse en la charca para sacar la pieza. El cazador, para cobrar al jabalí, debió meterse incluso en el agua: «Me esperé al día siguiente para evitar algún susto, y me tuve que meter en el agua ya que murió ahí» este animal de 85 kilos y que será posible medalla.

Otro enorme jabalí con arco abatido el pasado año por este cazador

jabalí

El pasado año, Alberto también abatió con arco un jabalí con unas enormes navajas en un coto social en abierto en la Comunidad de Madrid. Así se hizo con él.