fbpx

Un cazador coloca una cámara para grabar jabalíes y filma a un muflón fuera de lo normal

El muflón blanco grabado por el cazador. © M. G.
El muflón blanco grabado por el cazador. © M. G.

José Antonio Cañas, natural de la localidad de Almódovar del Pinar (Cuenca), ha logrado grabar con su cámara de fototrampeo a un curioso un muflón con el pecho y el testuz blancos. El cazador tenía colocada una cámara trampa para grabar a los jabalíes de la zona. Su objetivo era tenerlos localizados para intentar cazarlos y ayudar así a los agricultores del lugar, que sufren los daños de esta especie. Pero hace unos días, al revisar las tarjetas de memoria de la cámara trampa, se encontró con una agradable sorpresa.

«En los últimos meses había entrado algunos muflones, pero este es curioso porque iba él solo con once hembras, y el colorido del testuz y el pecho blancos me llamó muchísimo la atención», explica Cañas a la redacción de Jara y Sedal. Se trata de un muflón joven, según detalla el cazador conquense.

«Este es un lugar en el que nunca habíamos visto a esta especie»

Además, Cañas especifica que en su zona nunca había habido muflones hasta hace pocas fechas: «Este es un lugar en el que nunca habíamos visto esta especie. Sí que había en localidades colindantes, pero ahora, por fortuna, se está extendiendo también aquí», señala.

Como hemos recordado en otras ocasiones en este medio, un animal que nace blanco o parcialmente blanco puede haber sufrido dos fenómenos: albinismo o leucismo. El leucismo solo provoca una pérdida parcial de pigmentación, como es el caso de este muflón. Esto puede provocar que el animal tenga el pelo de color blanco o irregular. Sin embargo, las células pigmentarias de los ojos no se ven afectadas por la afección: su color es normal. Esta es la principal característica que nos ayuda a diferenciarlo del albinismo, en el que el cuerpo del animal carece de melanina