fbpx

Un buitre negro vuela junto a un parapentista y se posa a sus pies

El ave acompaña durante unos segundos al parapentista e incluso llega a posarse junto a él en unas increíbles imágenes.

buitre parapentista
© Instagram
Publicado: 13 de enero de 2023 / Actualizado el: 2023/01/26 - 17:38

El siguiente vídeo muestra las increíbles imágenes que un parapentista ha filmado mientras practicaba su deporte favorito. Un buitre negro americano le ‘acompañó’ durante buena parte de su trayecto en una filmación auténticamente inverosímil.

En las imágenes se ve cómo el hombre va avanzando en parapente y, de repente, el ave aparece a su lado e incluso llega a posarse en el aparato mientras vuela. El animal, del que se puede apreciar en su pata derecha una pihuela o correa con que se guarnecen y aseguran las patas de los halcones y otras aves en cetrería, probablemente habría sido criado en cautividad.

Se trata concretamente de un zopilote (Coragyps atratus) o buitre negro americano, uno de los más abundantes miembros de la familia de los buitres del Nuevo Mundo (Cathartidae) y muy común en este continente.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @rafaellvital

Por otro lado, en otras ocasiones se han filmado vídeos similares, pero en los que las aves han quedado malparadas. Por ejemplo la siguiente, en la que un águila queda enganchada en el parapente que porta otro hombre, que finalmente tiene que desenredarla ya en tierra firme. Por fortuna, ambos se salvan.

YouTube video

El peligro que estas imágenes también llevan consigo: ataques de águilas a parapentistas

También hay que reseñar, a este respecto, que se han registrado en los últimos años ataques de águilas en el aire. De hecho el parapentista Mathieu Thuner describió en 2018 cómo fue atacado por la espalda por un águila mientras sobrevolaba los Alpes suizos. Thuner contó lo sucedido en su página de Facebook, exponiendo que estaba volando cerca de la ciudad de Bex cuando un águila se lanzó contra su espalda, casi accionando su paracaídas de emergencia.

El águila real se desprendió sólo para golpearle de nuevo, esta vez aferrándose a su mano derecha. Todo lo que el parapentista pudo hacer fue gritar y apretar su mano hasta que el pájaro le soltó. Durante una breve pausa, el animal le siguió, volando entre el paracaídas y el piloto, antes de atacar de nuevo, arañando la mano izquierda y el hombro de Thuner antes de agarrarse al antebrazo.

Síguenos en