fbpx

Un animalista rescata a 150 perros y gatos de Afganistán y deja en tierra a miles de personas

Un ex sargento de la Marina Real de Reino Unido ha recaudado fondos en los últimos días para salvar a los animales de su santuario mientras deja atrás a sus colaboradores y a miles de personas.

ex marine fleta avión mascotas Afganistán

Las evacuaciones en Afganistán han dejado muchas historias que contar desde que se iniciara el proceso con la entrada de los talibanes en Kabul hace ahora dos semanas y que tienen previsto que finalicen este martes, 31 de agosto. Una de las que más polémica ha generado es la del ex marine británico Paul “Pen” Farthing, que dirigía un santuario de animales en Kabul. El animalista fletó un avión para abandonar Afganistán junto a 150 perros y gatos, pero dejando atrás al personal que colaboraba con él y a miles de refugiados.

Según han informado diferentes medios británicos, Farthing y sus animales despegaron de Kabul a última hora del sábado, después de conseguir fondos y apoyos en una campaña de gran repercusión en el Reino Unido. Si bien en un primer momento estaba previsto que viajaran junto a él y los animales sus compañeros de ONG (Nowzad), finalmente tuvo que dejar atrás a sus empleados después de que un control talibán les impidiera acceder al aeródromo.

Las animales ya valen más que las personas

«Acabamos de utilizar un montón de tropas para traer 200 perros. Mientras tanto, es probable que la familia de mi intérprete sea asesinada», se lamentó el conservador Tom Tugendhat, que sirvió en el ejército británico en Afganistán, en declaraciones a la emisora de radio LCB.

Si bien Farthing ha contado con numerosos apoyos que le ha permitido conseguir el dinero necesario para fletar un avión privado con el que abandonar Afganistán junto a los perros y gatos de su santuario, también ha recibido numerosas críticas. El ministro de Defensa, Ben Wallace, ha sido de los más duros con el ex marine, a quien acusó de entorpecer las labores de evacuación al obligar a los funcionarios a invertir gran parte de su tiempo en gestionar la salida de los animales, así como a ayudar a cargar los kilos de comida que necesitaban para el viaje. Según recoge hoy El Español, el ministro le habría espetado que no iba a «priorizar a los animales por encima de las personas». No obstante Farthing consiguió finalmente su cometido: llegaron sanos y salvos a Reino Unido el domingo y ya hay numerosas personas interesadas en adoptar a los animales.