fbpx

Un animalista: "Que violen a las hijas de los cazadores y les corten el cuello"

Jara y Sedal

Los comentarios vertidos en Facebook por un animalista contra los cazadores podrían estar considerados como un delito de incitación al odio y a la violencia.
7/11/2017 | Redacción JyS

incitación al odio
Publicación de Michel Coya en Facebook. 

Tal y como publica el activista y experto en armas y cartuchería, Michel Coya, un animalista que se hace llamar en redes sociales Elías González ha encendido de nuevo la mecha del radicalismo en contra de los cazadores.
Pero en esta ocasión el sujeto en cuestión ha traspasado fronteras inimaginables: «¡Putos cazadores de mierda! ¡Me cago en los muertos de todos ellos! ¡Así mueran todos ellos y toda su puta familia! ¡Violen a sus hijas y les corten el cuello!», ha publicado esta persona en un comentario de Facebook, tal y como comparte Coya en su página de la misma red social.
Los comentarios han indignado a propios y extraños. El muro de la publicación se ha convertido en un hervidero de mensajes en contra de este tipo de publicaciones que acosan diariamente a todo el colectivo de cazadores. Mujeres, niños… no importa el género o la edad de la persona relacionada con la cinegética cuando de atacarla se trata para este tipo de personas.
El experto en derecho cinegético y colaborador de Jaraysedal.es, Jaime Valladolid, aclara que este tipo de afirmaciones podrían incurrir en un delito penal tipificado por el artículo 510 y siguientes del Código Penal como delito de incitación a la discriminación, al odio y a la violencia.
Sin embargo, según Valladolid, en otros casos similares se ha dado la situación en la que el juez ha archivado las actuaciones por no estar dirigidas a una persona concreta. El Código Penal no recoge este tipo de delitos si están dirigidos contra un colectivo que desarrolla una actividad legal. No obstante, sí que cabría la posibilidad de imputar una sanción administrativa si se considerase la caza como deporte recurriendo a la Ley 19/2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte.