fbpx

Una animalista escupe en la cara a un cazador, que aguanta paciente la agresión

Una animalista ha sido multada por escupir en la cara a un cazador. Ahora el hombre invertirá la indemnización en «fomentar la caza»

Javier Fernandez-Caballero

El odio es una de las señas de identidad del animalismo. Por desgracia, imágenes como las que vemos a continuación no sorprenden ya a nadie y, lo que es peor, en nuestro país cuentan con la pasividad de las autoridades.

El vídeo que mostramos a continuación fue filmado en noviembre del año pasado año en el condado inglés de Northamptonshire. En él se puede ver a la animalista, de nombre Grabowicz y 45 años, de edad, insultando a varios cazadores tras invadir sus tierras privadas. En el vídeo se puede ver cómo los cazadores le piden tranquilamente a la animalista y a otros saboteadores que abandonen el lugar y regresen al camino público, pero ella responde violentamente a esas peticiones. En un momento de la grabación la radical se dirige al granjero y cazador Gwilym Owen y le escupe en la cara.

El dinero de la multa, «para fomentar la caza»

El caso ha vuelto a ser actualidad estos días tras hacerse efectiva la condena, que ha obligado a la animalista a pagar una idemnización de 50 libras al cazador, según ha dado a conocer en nota de prensa la Countryside Alliance. Además, le ha prohibido acercarse a la zona durante 12 semanas.

Según ha declarado el cazador, la indemnización que la animalista le ha pagado en junio ira destinada a fomentar la caza. «Como adiestrador de cachorros y apasionado de la caza, quería convertir esta experiencia desagradable en algo positivo para la actividad cinegética al donar el pago a algún proyecto del mundo cinegético que se haya visto afectado por la crisis del coronavirus», explicó Gwilym.  «La caza es un objetivo constante de estos extremistas y es justo que compensen económicamente ese ataque», añadió.

Una animalista a un niño de 4 años: «Se mata de un tiro al mocoso y ahí acabó el cazador»

Las amenazas de la animalista y las respuestas. / Twitter

En septiembre del año pasado, una animalista comentó en Twitter en relación a una fotografía de un niño que sostiene una perdiz que «se le mata de un tiro al mocoso y (…) ahí acabó el cazador».

El padre del menor subió en 2016 la fotografía de su hijo sosteniendo en sus manos al ave recién cazada junto con la frase «#SoyJovenSoyCazador, futuras generaciones». Más de tres años después, una usuaria contraria a la caza dejó esta respuesta al tuit en la que le dice lo siguiente: «Se le mata de un tiro al mocoso y a) ahí acabó el cazador, b) lagrimas hipócritas porque así es la naturaleza». Te lo contamos aquí.

Mientras en países como Francia se empieza a combatir el radicalismo animalista con la ley, en España difundir mensajes de odio contra ciudadanos que ejercen su derecho a cazar sigue gozando de total impunidad. Por este motivo la ONC acaba de solicitar al Parlamento que modifique el Código Penal para acabar con la impunidad de los radicales.