fbpx

Desmontamos la última fakenews animalista para criminalizar a los cazadores

El animalismo quiere hacer creer que esta foto es la de un cazador que ha matado a su perro tras la temporada cinegética, pero es falso.

La fotografía que te mostramos a continuación es la última mentira que el animalismo ha tratado de convertir en viral. «Cazador asesina a su perro. Esto es lo que ocurre cuando acaba la temporada de caza o cuando un perro ya no sirve para cazar. Los asesinan sin piedad. Este cazador no solo ha matado a su perro sino que se enorgullece de ello y posa sonriendo. Usar y matar es el lema de los cazadores. Muerte a la caza», puede leerse en una publicación en Facebook que ha sido compartida casi en 11.000 ocasiones y que cuenta con miles de comentarios de todo tipo y condición contra el mundo cinegético.

CAZADOR ASESINA A SU PERROEsto es lo que ocurre cuando acaba la temporada de caza o cuando un perro ya no sirve para…

Gepostet von Sergio Busquets Bravo am Sonntag, 19. Juli 2020

En realidad, el hombre de la imagen no es español, sino australiano, y el perro que tiene a su lado no es suyo, sino que se trata de un perro salvaje que llevaba tiempo atacando y matando a los animales de un ganadero de la zona, tal y como confirma él mismo en su página web la Asociación de Cazadores australiana. «Mi hijo Rob y yo nos centramos mucho en los perros salvajes. Nuestro éxito en propiedades en el área de Brisbane Valley en el sureste de Queensland ha llevado a solicitudes de ayuda de otros propietarios que han experimentado el dolor de perder valiosos animales de cría y terneros a causa de estos crueles caninos», explican en la publicación.

«Como muchos cazadores sabrán, los perros salvajes son difíciles de encontrar y siempre deben capturarse con el primer disparo limpio porque, aparte de las implicaciones éticas, es poco probable que obtenga un segundo disparo contra el mismo perro», prosigue explicando en su relato el cazador.

El Gobierno Federal australiano pide a los cazadores abatir dos millones de gatos asilvestrados este año

El Gobierno Federal australiano ha pedido a los cazadores abatir dos millones de gatos asilvestrados este año a través de su Comisionado de Especies Amenazadas, ya que los gatos asilvestrados hacen un gran destrozo de otro tipo de especies protegidas, como hace unas semanas recordábamos en Jara y Sedal.

De hecho, el plan de acción Lucha contra los gatos salvajes del Departamento de Medio Ambiente clasifica a los gatos salvajes como la mayor amenaza para los mamíferos de Australia. Su factor de amenaza era más del doble que el de los zorros. Los gatos asilvestrados han contribuido a la extinción de al menos 28 especies de mamíferos desde que llegaron por primera vez a Australia, y continúan causando estragos, ya que ponen en peligro alrededor de un tercio de los mamíferos, reptiles, ranas y aves amenazados en la actualidad.

Otras noticias falsas difundidas por el animalismo en España

En octubre de 2018 los funcionarios del Principado de Asturias abatieron un lobo dentro de su programa de control de la población y PACMA utilizó la foto cargar contra los cazadores generando cientos de mensajes de odio animalistas. 

Otra noticia falsa del mismo partido llegó con la noticia de la aparición de varios perros muertos en medio de una vía de tren a Sevilla que PACMA utilizó para incitar al odio hacia los ciudadanos que practican esta actividad, afirmando que al menos uno de ellos estaba identificado como perro de caza. La Guardia Civil confirmó poco después a Jara y Sedal que no había 20 perros (también había ovejas) y sólo dos de ellos, que eran pastores, tenían microchip. Ninguno figuraba en ningún registro como perro utilizado para cazar.

Por otro lado, el diario El País desmontaba una noticia falsa publicada por PACMA dando a conocer la verdadera historia del perro que protagonizaba la foto quizá más famosa de los incendios que asolaron Galicia. El partido animalista afirmó que el animal que se veía en la famosa foto era una perra que portaba a su cría calcinada. Sin embargo, en realidad era un perro y estaba enterrando animales quemados para comerlos más tarde.

No han sido las únicas, Frank Cuesta demostraba en julio del año pasado otra noticia que PACMA compartía en Twitter sobre la falsa historia de un pianista que toca para un elefante «ciego» –realmente estaba tuerto–. «Me ha dado vergüenza ver vuestro post», espetó el conocido presentador de televisión.

Deja una respuesta