fbpx

ANARMA arremete contra el Coronel París tras su reunión para abordar la posible prohibición de calibres como el .30-06

Desde la Asociación Nacional del Arma definen con «estupor y vergüenza» el resultado de la reunión mantenida con el Coronel París para abordar la posible prohibición de calibres como el .30-06.

Javier Fernandez-Caballero

Esta semana, la Asociación Nacional del Arma se reunió con la Dirección General de Armamento (DGAM) del Ministerio de Defensa en un encuentro en el que estuvieron presentes el Coronel Juan Carlos París por la DGAM y, por parte de ANARMA, Javier Arnaiz Larson (Presidente) y Daniel Álvarez (Vicepresidente).

Pero, tal y como ha dado a conocer la asociación en un comunicado, el encuentro ha resultado ser un auténtico fracaso. «El propósito de la reunión no era otro que cerciorarnos de la información que se nos filtró hace unas semanas, sobre la ampliación de la lista calibres de guerra prohibidos a civiles. Además, dado que se abría un aspecto del reglamento de Armas especialmente sensible a los usuarios de armas, nuestra intención ha sido no solo que no se prohíban nuevos calibres, sino que se liberen los populares calibres de uso civil en Europa prohibidos en 1993», explica ANARMA a través de un comunicado que han compartido en su perfil oficial de Facebook.

Tal y como indican desde la asociación, antes de la reunión enviaron a la DGAM una presentación sobre los problemas que se derivan de la prohibición de calibres, tanto a los usuarios como a la industria, además de una tabla de legislación comparada de lo que sucede en el resto de países europeos «o mejor dicho lo que no sucede, ya que en ninguno se prohíben calibres de arma larga», denuncian. En definitiva, «un documento de trabajo sobre el que debatir y negociar donde se estimaba que el impacto económico de la restricción del .223 era de 1,6 millones de euros en un periodo de 5 años». Además, se les trasladó también su primer comunicado, alertando a la opinión pública de esta inminente nueva prohibición.

La reunión comenzó «con reproches y malos modos por parte del Coronel Paris»

La reunión comenzó «con reproches y malos modos por parte del Coronel París al respecto del comunicado, con el cual no estaba de acuerdo y catalogaba de tendencioso», explica ANARMA. El mismo París dio respuesta leyendo un documento: «Algo que nos sorprendió, ya que esperábamos mayor dinamismo e interacción en una reunión cara a cara, que una mera guerra de comunicados. Nos dio la impresión, que trasladaba la opinión textual de un tercero leyendo un texto», aseguran.

«Resulta vergonzoso que se vea como normal que cada cambio legislativo sea cada vez más prohibicionista para todo el sector. Esto demuestra falta de ideas, falta de conocimiento, y la continua violación de las normas administrativas mediante atajos legales para seguir prohibiendo a los españoles sin justificación que lo avale, aquello que les es de derecho», siguen denunciando tras la reunión desde ANARMA. La asociación asegura que se les dijo que «nadie se ha quejado durante 30 años de estas prohibiciones y la gente ya está acostumbrada, no hay que revisar nada».

Valoran la reunión como «desagradable, humillante e improductiva»

En definitiva, valoran la reunión como «desagradable, humillante e improductiva» porque «el maltrato, desdén y actitudes soberbias mostradas por este funcionario público no electo no hacen más que reforzarnos en nuestro convencimiento que este tipo de servidores públicos no están preparados para tratar con la sociedad civil y mucho menos para legislar de forma encubierta como vienen haciendo actualmente», denuncian. «Urge que individuos como este sean remplazados por otros con capacidad de argumentación, diálogo y educación. Estos comportamientos son absolutamente inaceptables e impropios de un alto oficial del Ejército español e inauditos en una democracia de nuestro entorno. Igual es por ello que no quieren compararse con el resto de países europeos», añaden.

En los próximos días y semanas, ANARMA empezará a agendar reuniones al máximo nivel en el Congreso de los Diputados, Ministerio de Defensa y Ministerio del Interior. «Daremos a conocer lo que consideramos una situación inadmisible en un país libre, por el continuo atropello y abuso gratuito a las libertades de cazadores, tiradores deportivos y coleccionistas por parte de unos señores que deberían estar en otros regímenes caribeños donde las cosas funcionan como a ellos les gustaría», adelantan.

ANARMA presentará una demanda contra esta futura ley

ANARMA asegura que ya ha comenzado a trabajar con su gabinete jurídico para presentar una demanda contra la futura Orden Ministerial que refleje esta nueva prohibición y contra la ya existente sobre el .223, el .308 en semiautomático y el 7,62×39 también en semiautomático. «Estamos en ‘guerra abierta’ y vamos a utilizar todos los medios a nuestro alcance para defender a los tiradores, cazadores y coleccionistas españoles de una ‘administración’ con las peores maneras del más liberticida de los estados profundos y con una mentalidad arcaica, pseudo feudal, abusiva y completamente anti patriota», continúan exponiendo.

Puedes ver el comunicado completo de ANARMA aquí.