fbpx

Amarga protesta de una ganadera tras encontrar a una de sus vacas más queridas muerta por el oso

Un oso mata la vaca a punto de parir de una joven ganadera de León: «No me importa el dinero, sino lo que ha sufrido ella y la cría que llevaba consigo».

Tania junto a sus mastines y una foto de Navarra, la vaca que le mató el oso. © T. S.

La leonesa Tania Santamarta es una de las ganaderas más conocidas de nuestro país por su reivindicación de los derechos del mundo rural en las redes sociales. Desde que el pasado mes de febrero lanzara un alegato en defensa de la ganadería que se volvió viral, la hemos podido ver implicada en diferentes causas, como la campaña en contra del blindaje del lobo que pretende llevar a cabo el Gobierno.

Por desgracia la joven, que trabaja El Villar de Santiago (León), un pueblo cercano a Asturias, ha vuelto a ser actualidad tras publicar en sus redes sociales la imagen de Navarra, una de sus vacas más queridas, muerta y devorada a manos de un oso. «El miércoles la echamos en falta y este ha sido el resultado. Tras tres días de búsqueda ayer apareció así», comenzaba comentando en su mensaje mientras mostraba las fotos del cadáver de la vaca. «No es por tener el ganado tirado, tenemos mastines, supervisión dos o tres veces al día, control diario. Certificado por Medio Ambiente… Sí, ¿Y qué?», se quejaba en su mensaje, al tiempo que reconocía que no sabía cuándo la cobraría.

«Sigan negándolo todo y sigan fomentando que todo el mundo viva del turismo y en el mundo Disney»

A pesar de ello Tania reconoce que no es el perjuicio económico lo que más le importa «sino lo que ha sufrido ella y la cría que llevaba consigo, el tiempo que llevaba en mi casa y el que le quedaba por vivir». «Señores de la Fundación Oso Pardo, Junta de Castilla y León, administraciones… den la cara, vengan aquí y sigan diciendo que solo come frutos y hierba y pequeños brotes. Vengan aquí y díganmelo ‘in situ’ allí donde está ella, allí donde el año pasado me arrebató otra. Sigan negándolo todo y sigan fomentando que todo el mundo viva del turismo y en el mundo Disney», prosigue en su queja.

Tania continúa: «Sigan negando lo evidente, que para desmentir y poner las costillas y manteneros el chiringuito ya estamos los de siempre, sigan haciendo políticas para las personas que tienen la vida solucionada, sigan vendiendo humo de la España vaciada. Sigan que eso se les da muy bien, sigan fomentando que se vacíen los pueblos porque ustedes lo van a conseguir. Gracias por su maravillosa gestión medioambiental lo están haciendo genial. Se lo agradece mi vaca apunto de parir, se lo agradece mi becerra de año y medio que me arrebató el año pasado y se lo agradece también un ternero que no encontré. Se lo agradecemos todos los que estamos sufriendo estos atropellos y se lo agradezco yo. Los espero aquí», concluye.

El informe que certifica que el ataque fue producido por un oso.

Miedo a volver al lugar

El ataque era inequívocamente de un oso: «No había dudas, la vaca tenía un zarpazo en la barriga y la apretó por detrás», confirma Tania a Jara y Sedal. El agente medioambiental de la Junta de Castilla y León que acudió a examinar el cadáver certificó en su informe –que adjuntamos en esta noticia– que efectivamente se trataba de un ataque del plantígrado. Pero los problemas de Tania no han terminado. Ahora no puede volver a la zona por miedo a que el oso esté allí y pueda atacarle: «No me dejan subir por que no sale de allí. Incluso ayer el forestal que vino prefirió que subiéramos más personas por si estuviera allí encamado», asegura.

Tania exige soluciones porque no es la primera vez que sufre un ataque así. Además, lanza un mensaje a la administración: «Que sepáis una cosa, ¡de aquí no me movéis!».