Si hay un ave por encima de todas las de su tamaño en fortaleza y valentía para buscarse las mañas y alimentarse ese es el águila real, que en imágenes como la siguiente dan fe de su tremendo poder para capturar animales. La secuencia de instantáneas la ha captado el fotógrafo israelí Uri Saadia, y ésta muestra cómo la rapaz aprovecha que una hembra de jabalí se aleja unos metros de su rayón para arrebatárselo.

Uri Saadia es un fotógrafo de aves residente en Elon Mora, en Samaria. Él fue quien documentó el espectacular momento. En las fotografías se ve cómo agarra a la cría de jabalí y se la lleva entre sus garras. Ya meses antes, el propio fotógrafo logró inmortalizar al macho de la pareja haciendo lo mismo, pero las imágenes no tenían tanta calidad como éstas.

«Hace como dos meses, vi al águila macho de la foto cazando una cría de jabalí», explica. «Y también le tomé una foto, pero no es tan buena. Hace un mes y medio vi el águila hembra cazando a otra cría de jabalí en una imagen más clara, pero no publiqué la foto debido al período de anidación, porque ésta es una época relativamente sensible. No obstante, cuando los polluelos han nacido, la he decidido publicar», detalla al medio local Travel Walla.

«Vi volar a la hembra del águila y después a un jabalí saltando en su dirección. Tras ello, vi al águila elevarse con la cría». Después de eso «vi al ave sentarse a comer el animal y luego llevó el cadáver hacia el nido», añade el fotógrafo al citado medio.

La sobrepoblación de jabalíes ayuda a la estabilización de la población de estas aves en el país

Hay que tener en cuenta que el águila real es un poderoso depredador con una envergadura de unos 2,10 metros. Hay alrededor de diez parejas en Israel, y la mayoría se encuentra en el Negev -en las zonas del cráter Ramon, el desierto de Yehuda y las montañas del Negev-. «Se aprovechan de otras presas en todas las áreas: tortugas, tortugas carey, perdices e incluso cabras», dice.

Saadia agrega que en el pasado el águila real era más común y anidaba en Galilea, Gilboa y el Golán, pero debido al envenenamiento de las décadas de 1960 y 1980, se extinguió en esta zona. «Este es probablemente el primer o segundo registro fotográfico de cómo las águilas cazan en el país y se debe a la sobrepoblación de jabalíes en la zona», explica.