fbpx

ASAJA pide que se autoricen las esperas nocturnas de jabalíes y ciervos en Andalucía

Javier Fernandez-Caballero

ASAJA explica que esta actividad de control se realiza individualmente o por un máximo de tres cazadores con distancias de más de 250 metros entre sí, por lo que su práctica no sería contraria a lo marcado por el decreto del estado de alama.

caza Jaén
Foto: Shutterstock

La asociación de agricultores ASAJA Granada ha solicitado que se autorice de manera excepcional la caza de jabalíes y ciervos, una medida para contrarrestar los «graves daños» que está sufriendo el campo por las incursiones de la fauna silvestre desde que comenzó el estado de alarma.

En un comunicado, ASAJA ha anunciado que ha formalizado la solicitud antes la delegación territorial de Agricultura de la Junta, administración a la que ha pedido que autorice durante este mes de abril la caza de jabalíes y ciervos en aguardo nocturno o espera.

La asociación ha explicado que esta actividad de control se realiza individualmente o por un máximo de tres cazadores con distancias de más de 250 metros entre sí, por lo que su práctica no sería contraria a lo marcado por el decreto del estado de alama.

Esta práctica comenzaría en un estado normal el próximo 1 de mayo, fecha para la que ASAJA pide que se flexibilice lo estipulado en cuanto a movilidad para facilitar que el titular de un coto pueda facultar a terceros para su práctica.

Además, la asociación ha recalcado los «importantes daños» ocasionados por conejos en los cereales en un momento crucial de su desarrollo vegetativo y la necesidad de que se permita salir al campo para su captura en vivo, siempre cumpliendo las normas sanitarias estipuladas en estas anómalas circunstancias.

Aunque la media veda no arranca hasta agosto, desde el 1 de mayo se abre el plazo para la modalidad de aguardo nocturno o espera para control de daños por fauna silvestre, mayor porque los agricultores limitan su presencia a lo estrictamente necesario.

Esa menor presencia de los agricultores en sus fincas ha permitido que la fauna silvestre cause graves perjuicios en cultivos herbáceos, arbóreos como olivar y almendro en toda la provincia, y la cereza en la zona norte de Granada, y en otros cultivos.

ASAJA Jaén, satisfecha por la disposición de la Junta para solicitar acciones de caza

ASAJA-Jaén ha mostrado este miércoles 15 de abril su satisfacción por la disposición de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía por la que se pueden solicitar acciones de caza, para evitar los daños que se están produciendo en la agricultura por las especies cinegéticas.

El gerente y portavoz de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, ha explicado en un comunicado que la disposición se encuentra en la página web de la Consejería, y ya se pueden solicitar estas acciones de caza para evitar los daños que se están produciendo en los campos jiennenses.

Una medida considerada «muy importante», ya que «en toda la geografía provincial, e imagino que prácticamente en toda Andalucía y España, los animales estaban sometiendo a una presión muy fuerte a todos los cultivos de nuestra provincia al no estar controlados por los cazadores y actuar en plena libertad».

En concreto, la disposición de la Consejería recoge que «todas las actuaciones relacionadas con el control de daños y riesgos para la agricultura y la ganadería se llevarán a cabo de acuerdo a las normas propias de la Comunidad Autónoma de Andalucía sobre esta materia, ya vigentes con anterioridad a la declaración del estado de alarma».

También deja claro que «los controles de daños y riesgos, durante la situación de estado de alarma, deberán realizarse observando todas aquellas medidas preventivas dictadas por las autoridades sanitarias para evitar el contagio del Covid-19».

El control de daños y riesgos funciona como una herramienta de gestión del medio y de las especies cinegéticas y silvestres para la protección de los cultivos y las explotaciones ganaderas, con la finalidad evitar el riesgo de propagación de enfermedades animales, así como prevenir daños que pueden ocasionarse en las producciones de carácter agropecuario.