Los animales se encuentran a menudo en situaciones que necesitan de ayuda y, en muchas de ellas, son los seres humanos quienes se encargan de sacarles del apuro. Sobre esto sabe mucho el Seprona de la Guardia Civil y lo ha demostrado una vez más con la escena que vamos a ver a continuación, en la que un agente salva a un corzo.

No sabemos cómo se las habrá apañado el animal para quedar en esas circunstancias de las que no se podía librar por él mismo. Se trata de un macho que había quedado atrapado y no podía separarse de una maraña de cuerda. Su cuerna estaba completamente enredada a ella y no era capaz de liberarse.

El agente acudió en su ayuda

Ante tal situación, un agente del Seprona se acercó a donde se encontraba al animal, dispuesto a ayudarle. Fue en ese momento cuando comenzó a cortar las cuerdas que estaban entrelazadas alrededor de la cuerna del animal.

Hay un momento en el que, de hecho, el agente tiene que parar de maniobrar porque el corzo, fruto de la desesperación del momento, empieza a tirar y chillar para tratar de liberarse. Sin embargo, tampoco tuvo éxito en esta ocasión.


El Seprona investiga a tres hombres de 19, 21 y 82 años por matar una cierva para comer en Jaén


Cuando consiguió volver a agarrar la maraña y tranquilizar al macho para que se mantuviera quieto y dejara de tensar el enredo, continuó con su misión de permitir que el animal volviera a la naturaleza.

Finalmente, el agente, después de tener que demostrar una gran paciencia, consiguió separar al corzo de las cuerdas en las que había quedado atrapado. Este no dudó en largarse de allí corriendo en cuanto fue consciente de que había sido liberado.