fbpx

ADECANA denuncia el «desastre medio ambiental y cinegético» en las zonas afectadas por los incendios

La Asociación de Cazadores Navarros denuncia la «falta de previsión, la dejación y el abandono de los montes», que podría haber influido en la gran superficie calcinada por el fuego en España en las últimas semanas.

Un incendio en Orense. © Shutterstock
Un incendio en una foto de archivo. © Shutterstock

«Lo que desde ADECANA venía anunciando desde hace tiempo tristemente se ha vuelto a cumplir, y no será porque desde la Asociación de Cazadores Navarros lo han venido denunciando, ocasionando un desastre humano, económico y medioambiental de muy graves consecuencias», advierten desde la entidad en una nota de prensa. «Todo ello acrecentado por unas condiciones meteorológicas muy adversas, como han sido las altas temperaturas, el fuerte viento sur, la sequía, y las fechas de recogida del cereal con los peines de las cosechadoras que siguen a ras del suelo ocasionando chispas al rozar con las piedras del campo», añaden.

A ello, apuntan, hay que sumar el estado de abandono de los montes llenos de maleza y con muy pocos cortafuegos, «y la falta de previsión del Gobierno de Navarra, que pese a todas estas alertas presagiaban un posible desastre, no activó la fase de preemergencia, pasando directamente al nivel 2 de emergencia cuando ya era tarde y se habían declarado incendios en muchos lugares a la vez», denuncian.

Muchos cotos de caza, entre los que se encuentran los de Yesa, Valdizarbe, Obanos, Legarda, San Martin de Unx, Ujue, Tafalla, Valdorba, Arguedas, Ororbia, Allo, Mendavia y otros, «se han encontrado que después de años y años de trabajos medioambientales para mejora del hábitat, con un destrozo de incalculable valor a la fauna y al hábitat que cuidan con esmero». «No hay que olvidar que estos incendios se han producido en el peor momento, en plena época de nascencia de las perdiganas, codornices y resto de especies protegidas, sin posibilidad alguna de huida, quemado de arbolado donde estaban anidando aves de todo tipo y palomas torcaces», añaden desde la entidad cinegética navarra.

Modificación de la Orden Foral que regula el uso del fuego

Los incendios que se ocasionan en verano en Navarra tienen diferentes orígenes, unos naturales, como los ocasionados por los rayos, y otros ocasionados por la acción del hombre como barbacoas, cristales abandonados, colillas, quema de rastrojos, siendo algunos de ellos provocados ocasionados por desalmados. Ante ello desde hace años el Gobierno de Navarra establece una serie de recomendaciones a través de una orden foral de que regula el uso del fuego en suelo no urbanizable. «Y visto lo visto, también tarde y a remolque de lo ocurrido, el pasado miércoles día 23 convocó a los integrantes del Consejo Navarro de Medio Ambiente, a una sesión extraordinaria en la que presentó una modificación de la misma, la cual tras las alegaciones de sus miembros, está a la espera de su aprobación y publicación definitiva a lo largo de esta semana», detalla ADECANA.

Según añaden en nota de prensa, «las recomendaciones que en su momento dispuso el Gobierno de Navarra para minimizar los riesgos y evitar accidentes que ocasionen incendios, con la modificación que está en fase de aprobación y paso por el Consejo Navarro de Medio Ambiente, en el que ADECANA ha presentado sus alegaciones, se pretende modificar su artículo 10, en el sentido de prohibir la circulación por pistas forestales de la zona sur de Navarra a todos los vehículos a motor de combustión, con una serie de excepciones (entre las que se incluyen lógicamente los de aquellos que realizan labores en el campo), y expresamente los vehículos de socios y guardas de cotos de caza, durante la temporada de caza, ante lo que ADECANA ha solicitado, y esperamos que se apruebe, que se permita también cuando se realicen labores de gestión de los acotados».

Asimismo, dicen, «está previsto que no se pueda emplear maquinaria pesada en situaciones de Meteoalerta, “Temperaturas Máximas Extremas” (Nivel de aviso amarillo), y en lo referente al empleo de maquinaria agrícola en época estival». Se propone que no se pueda emplear maquinaria susceptible de generar incendios durante la noche, a partir de una hora después del ocaso, que no se pueda emplear las citadas cuando esté activo algún incendio tipificado como de nivel 1 del Plan INFONA, o cuando se den circunstancias de simultaneidad de incendios que así lo aconsejen.

Además de ello, «el prohibir la circulación en todo el sur de Navarra al resto de la ciudadanía -y que va en contra de turismo el cual debe de ser correctamente regulado, pero nunca prohibido- es algo que creemos que coarta la constitucional libertad que les asiste a todos los ciudadanos, ya que para ello se necesitaría un estado excepcional que en este momento no está habilitado», advierten.

«Es imprescindible acometer la limpieza de los montes»

«Y por supuesto, no podemos ni debemos olvidar un aspecto muy importante para la prevención de incendios, que no olvidemos que por el cambio climático cada vez van a ser más frecuentes, como es el lamentable estado de abandono que están muchos de nuestros montes, llenos de maleza, cortafuegos sin mantener, espuendas y bordes de caminos sin limpiar… los cuales deben ser urgentemente saneados», denuncian. Por último ADECANA recuerda que las sociedades de cazadores llevanmuchos años solicitando autorizaciones para desbroces, limpieza de cortafuegos y sendas, y que en la gran mayoría de ellas «son sistemáticamente denegadas, y esto es algo que debe imperiosamente cambiar». «Los fuegos como se dice en los pueblos se apagan en invierno», recuerdan.

Para ADECANA, «la única y más aconsejable forma de hacer fuegos para trabajar y limpiar zonas de monte o de rastrojo que nos interese hacer es mediante quemas controladas, dotadas de todos los medios técnicos necesarios para tenerlo todo bajo control». «Y esto es a lo que la Administracion ha de volver, ya que cuando estos se realizan sin previsión ni control, ocurre lo que ha sucedido, un desastre medioambiental y humano», se quejan. «De esta forma se eliminan naturalmente todas las malas hierbas, caparras, pulgas, hongos, etc y se tienen que echar al campo muchos menos herbicidas», puntualizan.