fbpx

Un 'sintecho' duerme a la puerta de una protectora que se llevó a su galgo y no quiere devolvérselo

Un hombre pierde a su galgo, lo recupera la Policía, lo lleva a una protectora y ahora no se lo quiere devolver, por lo que éste ha decidido acampar en la puerta hasta recuperar a su perro.

Javier Fernandez-Caballero

Un hombre ha acampado en los últimos días en la puerta de la protectora de animales Madrid Salud, ubicada en el Barrio de la Fortuna, para que le devuelvan el galgo que se le perdió y que fue recogido por esta protectora, que aún no se lo ha entregado.  

Jaime, que así se llama el dueño, ha asegurado en declaraciones a Telemadrid que su galgo fue encontrado por la Policía y llevado al lugar, pero que los responsables de la protectora no se lo devuelven, por lo que ha decidido acampar allí. «Me encuentro muy mal», ha confesado el afectado al citado medio.

Por su parte, los vecinos de la zona lo apoyan en su situación y esperan que recupere a Nico. El problema «es que no llevaba chip de identificación, por eso lo han llevado a una protectora para que una familia lo pueda adoptar», señala.

«Le estamos ayudando porque tiene al perro muy bien cuidado y le tiene mucho cariño, le ayudamos con pienso o collares antiparasitarios», han declarado los vecinos de Jaime también en más declaraciones a Telemadrid, la cual ha hecho un reportaje in situ que puedes reproducir pinchando en la siguiente imagen.

Roban el galgo a un cazador y una protectora lo ofrece en adopción al día siguiente

Aunque el vídeo de dos animalistas arrebatándole el perro a un mendigo en Francia fue tomado en 2015, las imágenes se han volvieron a hacer virales a través de las redes sociales el pasado mes de enero. Éstas fueron tomadas en París, y muestran cómo unos activistas de los derechos de los animales le quitan a un mendigo su mascota, mientras éste intenta zafarse de los brazos de uno de los animalistas.

El perro, asustado, corre a esconderse, pero una señora consigue agarrarlo para desgracia de su dueño, que llora desconsoladamente tratando de volver a recuperar a su fiel compañero. El vídeo subido a Facebook por un testigo de lo ocurrido alcanzó entonces millones de reproducciones, produciendo en los espectadores una sensación desagradable, como lo han expresaron entonces y ahora a través de las distintas redes sociales.

Deja una respuesta