20 excusas creíbles para darle a tu pareja o jefe durante la temporada de caza

¿Lo compartes?

20151025_130119-02 BAJA

Inventar excusas para no hacer cosas que no queremos hacer es todo un arte. Podría decirse que no hay nadie más hábil para inventar la excusa perfecta que un cazador.

02/12/2015 | Redacción JyS

Si eres demasiado vago, será fácil averiguar que no dices la verdad. Mantener el equilibrio perfecto es complicado, especialmente cuando estás intentando convencer a alguien que te conoce tan bien como tu pareja o tu jefe. Inmersos en plena temporada te traemos las 20 mejores excusas que podrás guardar en la manga la próxima vez que quieras salir a cazar.

Debo presentarme a un juicio

“Es mi deber civil. Estaré en desacato con el tribunal si no me presento”.

Mi hijo/a está enfermo/a 

“Me han llamado del colegio de mi hijo/a y me han dicho que tiene fiebre alta y debo ir a recogerle”. Recuerda que sólo funciona si tienes hijos.

Indisposición por comer algo en mal estado

“Sabía que comer aquel sushi no era una buena idea”.

Prescripción médica

“Hace un día muy soleado y el médico me ha dicho que necesito aumentar la cantidad de vitamina D”.

Viaje de negocios

“Mi jefe necesita que vaya urgentemente a Córdoba (pon cualquier destino lejano a tu hogar). Volveré dentro de un par de días”.

Dolor de tripa

No necesita explicación. Si su jefe es un hombre, no querrá preguntar acerca de ello. Si es una mujer lo entenderá. No intentes usar esta excusa si eres un hombre. No hay forma de que funcione en tu favor.

Emergencia con tu mascota

“Mi perro se ha comido un bote de vaselina, incluido el recipiente. Tengo que llevarlo urgentemente al veterinario”.

Atascado en el barro

“Mi coche se ha quedado atascado en el barro y no es 4×4”.

Pocas reservas

“El frigorífico está casi vacío. No querrás que pague por la carne en el supermercado, ¿verdad?”.

Escapada de amigos

“¿Recuerdas cuando te fuiste con tus amigas aquel fin de semana al spa? Pues el monte es nuestra versión del spa”.

Más amigos

“El marido de Sara siempre ha querido probar la caza y tú siempre me dices que tengo que relacionarme con las parejas de tus amigos”.

Reparaciones en casa

“Hay una gotera en mi tejado y dicen que va a llover este fin de semana. Hoy es el único día que puede venir el albañil a arreglarlo”.

Reunión familiar

“Mi familia ha organizado una reunión familiar. Mi abuelo tiene una edad muy avanzada y quizá sea su última celebración con todos”.

Funeral

“Tengo que ir al funeral de mi tío”. Por supuesto tú no quieres mentir sobre la muerte de alguien. Pero tu jefe no tiene por qué saber que tu tío murió hace 5 años.

Reacción alérgica

“Me ha picado una abeja y he tenido que pincharme yo mismo una vacuna para la alergia”.

Picadura de insectos

“Fui a cazar el pasado fin de semana y me picó un bicho. Se está poniendo feo y debo ir a que me lo revise un médico”.

Reunión del colegio de los niños

“Mi hijo no va bien con el curso, y hemos decidido tener una reunión con sus profesores”.

Tubería rota

“Se me está inundando el sótano entero. Me va a llevar días arreglar el desastre que se ha formado”. Cruza los dedos para que no se vuelva contra ti y se rompa de verdad una tubería.

Diente roto

“Me caí con tan mala suerte que me rompí un diente, así que tengo que coger cita urgente con el dentista”.

Seguimiento médico

“¿Recuerda la cita médica de la semana pasada? Han llegado los resultados de los análisis con una anomalía y necesitan realizarme un seguimiento”.

Si tienes buen ojo para elegir la excusa adecuada seguro que podrás disfrutar del monte un tiempo extra.


¿Lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *