Un equipo de investigadores del Centro de Vigilancia Sanitaria VISAVET de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), de la Facultad de Veterinaria de la UCM y de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha realizado un estudio para determinar la presencia de Brucella en garrapatas de ungulados silvestres en España.

La brucelosis es una enfermedad que afecta a los humanos, el ganado y la fauna silvestre, con importantes repercusiones sanitarias y económicas. Recientemente, se ha sugerido que las garrapatas podrían ser vectores, portadores y amplificadores de Brucella, un género de bacterias que causa la brucelosis.

Analizaron garrapatas de jabalíes en 41 zonas de caza de Madrid

Para conocer la situación en España, los investigadores recogieron garrapatas de ungulados silvestres que habitaban en 41 zonas diferentes en reservas de caza de la Comunidad de Madrid durante seis años, las agruparon y las analizaron para detectar Brucella.

Además, para relacionar la presencia de este género de bacterias en garrapatas con las infecciones en los animales silvestres hospedadores, se examinaron muestras de hígado de ungulados muertos procedentes de las zonas de caza que tenían garrapatas positivas para Brucella. En total, se analizaron 229 grupos de garrapatas: 176 de jabalí (76,8%), 40 de ciervo (17,4%), 7 de muflón (3,06%) y 6 de gamo (2,62%).

Los resultados del estudio mostraron que el 5,17% de las garrapatas recogidas de jabalíes durante los seis años fueron positivas para Brucella. Todas las garrapatas positivas pertenecían al género Dermacentor (Dermacentor marginatus o Dermacentor reticulatus) y procedían de jabalíes.

Los autores del estudio destacan que este es el primer hallazgo de Brucella en garrapatas de jabalí en España. En cambio, estudios similares realizados en Hungría no lograron detectar este hecho en garrapatas de jabalí.

Solo los jabalíes dieron positivo

Según concluyen los autores del estudio, en otros ungulados silvestres distintos del jabalí las garrapatas no parecen tener un papel potencial en la transmisión de Brucella. De hecho, «España se considera un país libre de brucelosis en pequeños rumiantes», señalan.

En cuanto a la evolución temporal, las garrapatas recogidas de jabalíes fueron positivas para Brucella en un porcentaje relativo del 5,10% en 2018 y del 7,59% en 2021.

«Demostramos que hay jabalíes infectados con Brucella en reservas de caza en las que se encuentran garrapatas positivas para Brucella que parasitan a los jabalíes, lo que sugiere que se debe considerar que las garrapatas desempeñan un papel en la epidemiología de la brucelosis en los jabalíes», afirman.

«Este estudio proporciona evidencia de que la contribución de los vectores artrópodos debe considerarse en la epidemiología de la brucelosis en la fauna silvestre», concluyen.