fbpx

Tres furtivos de liebres intentan atropellar a dos agentes de la Guardia Civil y se dan a la fuga, pero los pillan

La Guardia Civil daba el alto a un vehículo de alta gama en un control rutinario en Ávila. Tras intentar este atropellar a los agentes, se iniciaba una persecución de película. Se trataba de tres presuntos furtivos de liebres con galgo.

furtivo guardia civil
Dos agentes de la Guardia Civil en una foto de archivo. © Shutterstock

La Guardia Civil ha detenido a un presunto furtivo y ha identificado a otros dos tras haber actuado en la comarca de La Moraña, en el norte de la provincia de Ávila. Según informa Europa Press, se les acusa de ser autores de los delitos de abandono de animales, desobediencia a agentes de la autoridad y atentado contra estos, conducción temeraria y falsificación de documentos públicos.

La investigación se iniciaba el pasado 20 de diciembre en un control rutinario en la carretera N-403, momento en que un vehículo de alta gama hizo caso omiso cuando se le dio el alto, realizando maniobras peligrosas para darse a la fuga y en la que, hasta en dos ocasiones, intentó atropellar a dos agentes.

Una persecución de película

El vehículo fue perseguido y, cuando se sintió amenazado, volvió a realizar maniobras peligrosas y evasivas, consiguiendo zafarse nuevamente de las patrullas.

Tras un dispositivo de búsqueda y localización, fue interceptado en la localidad de El Barraco, escapando de nuevo y repitiendo maniobras evasivas. Dada la peligrosidad que ocasionaban estos hechos, la Guardia Civil tuvo que bloquear dicha carretera, deteniendo la circulación de vehículos para proteger la vida de las personas que pudieran verse afectadas por la conducta incívica de esos individuos. Estos consiguieron escapar una vez más a gran velocidad y ocultaron el vehículo en una zona boscosa de las inmediaciones de Navaluenga, huyendo los tres ocupantes a pie.

Ocultaron las matrículas con cinta americana

En el momento que se intervino el vehículo, se halló en su interior una liebre y un galgo, que no pudo ser identificado ya que carecía de microchip. Según añade el citado medio, en una de las persecuciones aprovecharon uno de los momentos que no estaban siendo perseguidos para ocultar las placas de matrícula del vehículo con cinta americana.

La Guardia Civil, al dar resultado negativo el dispositivo operativo efectuado, abrió la Operación Temerario, averiguando que a la vez otra patrulla fue alertada para que acudiera a la localidad de Flores de Ávila, por la presencia de cazadores furtivos por el lugar. A su llegada, se encontraron a dos galgos abandonados que, tras ser identificados mediante la lectura del microchip y trasladados a una protectora de animales, se verificó que estos furtivos habían utilizado el mismo vehículo de alta gama interceptado en el control.

La operación finalizó el pasado 14 de febrero con la detención del conductor, plenamente identificado, y la intervención del vehículo.