fbpx

Roban seis galgos a un cazador toledano y la Guardia Civil intercepta tres en una furgoneta camino a Badajoz

«Me han quitado media vida», afirma a Jara y Sedal Antonio Maestre, un cazador de Yuncos (Toledo) al que en la madrugada del pasado domingo le robaron todos sus perros.

Edu Pompa

Antonio Maestre, cazador afincado en Yuncos (Toledo) de 63 años y aficionado a la caza con galgo desde los 14, se quedaba el pasado domingo sin un solo perro. «Llegué por la mañana a la parcela donde los tengo y no me habían dejado ni uno», cuenta a Jara y Sedal sobre el robo que sufrió el pasado fin de semana. Horas más tarde, mientras denunciaba el hecho en el cuartel de la Guardia Civil de Illescas, uno de los agentes le comunicaba que habían interceptado una furgoneta en Talavera de la Reina con tres galgos robados. Eran algunos de los suyos.

Antonio relata a este medio que no es la primera vez que le roban los galgos: «La otra vez se llevaron cinco. Solo me dejaron una perra vieja y un perro que no se dejaba coger». Esta vez los individuos que protagonizaron el robo habían cortado las cadenas de la puerta de la casa donde los guarda y se los habían llevado todos. «Sucedió en la madrugada del sábado al domingo. Se llevaron los cuatro machos y las dos hembras que tenía».

El cazador denuncia y en ese momento aparecen tres de los perros

Inmediatamente después de advertir el robo Maestre acudía a la Guardia Civil de Illescas para denunciarlo y cuando allí se encontraba uno de los agentes presentes le comunicó que tenían noticias de que una patrulla de Talavera había interceptado una furgoneta en la que viajaban tres galgos robados.

Al pasar el detector de microchip a los perros determinaban que, efectivamente, eran tres de los seis galgos de Antonio. «Me fui para Talavera corriendo y me dieron los perros. Pero aún me faltan tres. Debe ser que esos los llevaban en otro vehículo que no pararon», deduce el cazador.

«Me han quitado media vida»

«Mis perros es mi vida. Me levanto a las seis de la mañana y me tiro con ellos hasta las nueve y media o las diez y por la tarde también varias horas. Mi mujer me dice que quiero más a los perros que a ella. Me han quitado media vida», confiesa.

«No voy a desistir de criar más perros. Me los pueden robar mil veces que mil veces voy a criar galgos de nuevo», confiesa este apasionado cazador toledano sobre su gran afición a la caza con galgo.

Aún le quedan a Antonio tres galgos por encontrar

De los seis galgos que le han robado aún le quedan por encontrar a Antonio tres: dos machos negros y un macho barcino oscuro. «Afortunadamente otro macho con barbas, una hembra vieja y una cachorra sin rabo han aparecido».

Reproducimos a continuación algunas de las fotos que nos ha enviado el cazador por si alguien pudiera reconocerlos. Si tienes información sobre su paradero escribe al email info@revistajaraysedal.es y te pondremos en contacto con Antonio. Esperemos que pueda encontrarlos cuanto antes.

Uno de los machos negros robados. / A.M.
El perro barcino oscuro que aún se encuentra en paradero desconocido. / A.M.
En la parte superior otro de los machos negros que aún no ha recuperado. / A. M.