fbpx

Reclamos para corzo: los tres mejores para cazar durante el celo

Nuestro redactor más corcero analiza los mejores reclamos bucales para cazar corzos durante el celo. Estas son sus conclusiones.

El autor cazando el corzo en celo con el Nordic Roe.
El autor cazando el corzo en celo con el Nordic Roe.

Cazar el corzo (Capreolus capreolus) durante el celo es una experiencia muy diferente a la que tiene lugar cuando se hace fuera de él. Como ya te hemos explicado en otras ocasiones, sus costumbres cambian, por lo que el cazador debe adaptarse a este nuevo escenario. En él resulta muy útil contar con la ayuda de un reclamo, que puedes aprender a tocar siguiendo nuestros consejos. En este artículo analizaremos los tres mejores: el Buttolo, el Nordic Roe y el Roedeercall Pro de Kristoff Clausen.

Buttolo

Buttolo.
Buttolo.

Es el más conocido y con el que más he cazado obteniendo resultados dispares. Fabricado en goma negra muy resistente y plástico duro, permite entonar dos sonidos distintos sólo pulsando la pera con el dedo pulgar. Ten en cuenta dos cosas: debes alternar las dos llamadas para que sea efectivo y  es importante que lo hagas con mesura, pues no debes acostumbrar a los corzos al sonido o perderá efectividad. Puedes encontrarlo en Decathlon pinchando en este enlace por 34,99 euros.

Nordik Roe

Nordik Roe
Nordik Roe

En los últimos años ha sido mi fiel compañero en los meses de julio. Me gusta porque su alcance es muy superior al del buttolo, pero su manejo no es sencillo. Requiere práctica y, en gran medida, oído para ser capaz de imitar los sonidos de contacto, agitación y excitación. Para hacerlo sonar basta con modificar la posición de la junta de caucho entre las muescas del reclamo. Si consigues ligar los tres sonidos de forma adecuada, el corzo llegará rendido a tus pies. Puedes hacerte con él en Amazon por 49,95 junto a un DVD en el que te explican cómo tocarlo.

Reclamo de corzo Pro de Kristoff Clausen

Reclamo de corzo Pro de Kristoff Clausen
Reclamo de corzo Pro de Kristoff Clausen

Sólo lo he podido ver en acción una vez y me dejó boquiabierto. Está formado por dos boquillas: la derecha reproduce los sonidos vinculados a la cría y la izquierda, los  de una corza adulta. Es cierto que puede costar llegar a dominarlo (es fundamental practicar antes de salir al campo para asegurarnos de tocar la nota correcta en el momento clave),  pero que una vez conseguido permite reproducir una gran variedad de tonos. Puedes comprarlo en Armería Nieremberg, y su precio es de 32 euros.