Probamos el Sako 85 Carbonblack

Comparte con tus amigos










Enviar

Este ultraligero de la marca finesa está totalmente terminado en negro y recamarado únicamente para el cartucho .308 Winchester. Se trata de una edición limitada del modelo de alta gama 85 Carbonlight, el rifle de cerrojo más ligero de Sako y un auténtico lujazo para el cazador.

1/3/2019 | Juan Francisco París 

Sako 85 Carbonblack
Sako 85 Carbonblack. / Sako

El 85 Carbonblack, así como el 85 Carbonlight del que procede y comparte peso, es uno de los rifles de cerrojo de caza de alta gama más ligeros que se fabrican en el mundo y, en particular, el Sako más liviano. El Carbonlight se presentó con cañón acanalado, acción de acero inoxidable y con caja de fibra de carbono en IWA 2015. En su proceso de producción la firma finesa recurrió a la tecnología CFRP, empleada en la industria automovilística y aeroespacial, que permite fabricar productos extremadamente ligeros, además de robustos y duraderos, consiguiendo que el arma sólo pesara 2,4 kilos pese a que todas sus piezas, salvo la caja, son metálicas. Inicialmente el rifle se lanzó en cuatro calibres: .22-250 Rem., .243 Win., 7 mm-08 Rem. y .308 Win., todos con cañón fluted sin rosca. Fue tan bien acogido por los aficionados que necesitaban un rifle ligero que les permitiera afrontar largas caminatas que en los siguientes años también se ofreció en versión para zurdos con el mismo largo y tipo de cañón pero con el cerrojo a la izquierda, así como en nuevos calibres estándar y mágnum. En concreto, en 2018, sólo tres años después de su lanzamiento, se puede adquirir ya en 15 calibres diferentes: además de los cuatro iniciales, en .270 Win., .30-06, .260 Rem, .25-06, 6,5×55, 8x57JS, 9,3×62, 7×64; 6,5 Creedmoor, 7 mm Rem. Mag y .300 Win. Mag.

Sako 85 Carbonblack
Gracias a sus tres tetones y al diseño de su cuerpo y palanca, el cerrojo se puede accionar muy rápidamente.

Vestido de gala

Por otro lado, para satisfacer las necesidades de los cazadores que utilizan supresores o frenos de boca, a partir de 2018 todos los utraligeros 85 Carbonlight se pueden pedir con rosca en la boca de fuego. No sólo eso: este mismo año Sako ha lanzado la versión 85 Carbonblack, protagonista de esta prueba, para aquellos a los que no les parezca atractivo el acabado en acero inoxidable.

El cañón está roscado y el cubrerroscas, moleteado para evitar que resbale.

Así, en la última edición de IWA la marca vistió de negro su Carbonlight y lo presentó con el nombre de 85 Carbonblack, en edición limitada con la misma culata de fibra de carbono pero con todas las piezas de acero terminadas en negro y protegidas contra la corrosión y el roce con Cerakote. Por el momento sólo se ofrece con cañón fluted sin miras, de 51,5 centímetros de longitud, con rosca en la boca de fuego (15×1) y en un único calibre: el .308 Winchester, que es ideal para utilizarlo en armas de cañón corto porque este cartucho no necesita cañones más largos para que la pólvora se queme completamente.

Nuevo miembro de la familia

En todo lo demás, el último en llegar comparte las mismas características y peso que su predecesor, el 85 Carbonlight. Su caja de fibra de carbono de alta calidad está diseñada para encarar con visor, tiene culata con carrillera, empuñadura de pistola que rellena la palma de la mano, cantonera de goma de 20 milímetros y puntal de base plana, así como enganches para las anillas de la correa. Aunque carece de zonas antideslizantes, la caja se encara y manipula con seguridad y es muy agradable al tacto. La acción es abierta Sako 85 con bases integrales de carril, típica de la firma, para fijar la montura del visor.

Detalles del indicador de mecanismo montado del cerrojo, del mando del seguro; delante, retenida que libera el cerrojo.

Como los cartuchos de rifle tienen tamaños muy distintos, Sako no fabrica rifles modelo 85 con acciones de una sola longitud, a diferencia de lo que sí hacen otros fabricantes para simplificar su proceso de fabricación, sino que emplea nada menos que acciones de cinco tamaños diferentes –XS, S, SM, M y L– para que se adapten y funcionen perfectamente con todos los calibres que utiliza. Pues bien, en el caso del Carbonblack se ha utilizado una acción tamaño S. El cerrojo, además, es muy sencillo de armar y desplazar, y está provisto de indicador de mecanismo montado. Posee cuerpo cilíndrico de acero inoxidable y cabeza con tres tetones de cierre que envuelve el culote del cartucho.

El cargador es desmontable, de petaca y con capacidad para cinco cartuchos. Para evitar que se desprenda accidentalmente del rifle incorpora un seguro con sistema TCL: para extraerlo hay que empujar su base al tiempo que se presionan dos retenidas laterales. El disparador es directo ajustable entre uno y dos kilos y posee seguro de aleta de dos posiciones; no hace ruido y en posición de seguro impide que se pueda abrir el cerrojo, pero lleva una retenida que, al pulsarla, lo libera para que se pueda descargar o cargar la recámara sin peligro de que se produzca un disparo.

Así lo probamos

Para testar el 85 Carbonblack utilicé cartuchos cargados con dos tipos de proyectil: Hammerhead de 200 grains para comprobar su funcionamiento y ajustar el visor y Arrowhead II de 180 grains para terminar de centrarlo y llevar a cabo una prueba de precisión a 100 metros con el disparador tal y como venía regulado de fábrica, a 1,5 kilos.
El funcionamiento fue impecable y cómodo. Como el expulsor es de tope, eyecta perfectamente las vainas. El retroceso, tirando con o sin apoyo, es muy agradable –teniendo en cuenta que sólo pesa 2,4 kilos– gracias a que está perfectamente equilibrado. Además, se puede cargar cómodamente de tres formas distintas: extrayendo el cargador, alimentándolo por la parte superior con el cargador dentro del arma y el cerrojo abierto o bien introduciendo uno a uno los cartuchos en la recámara. Su diseño es perfecto. El visor utilizado fue un Steiner Ranger 4-16×56, la combinación adecuada para un rifle de estas características que se va a utilizar en recechos y donde se van a conseguir disparos a larga distancia. Una vez aproximado con los primeros tiros, y ya con la munición Arrowhead II, terminé de centrarlo y pude relajarme haciendo algunas dianas… mientras no dejaba de pensar que debería haber regulado su disparador a un kilo y también en lo mucho que me gustaría, ahora que mi rifle me empieza a parecer pesado, ser propietario de un 85 Carbonblack. Excelente y recamarado para un cartucho muy interesante y útil en la caza española, no se le puede pedir más.

Sus datos

◗ Calibre: .308 Win.
◗ Cañón: tipo fluted en acabado Cerakote.
◗ Acción: corta (Sako S), abierta y terminada en negro.
◗ Cerrojo: de una sola pieza, acero inox.
◗ Disparador: directo y ajustable entre 1 y 2 kg.
◗ Seguro: mando de dos posiciones.
◗ Cargador: desmontable con capacidad para 5 cartuchos.
◗ Caja: de fibra de carbono de color negro con puntal de base plana.
◗ Longitud total: 102 cm.
◗ Peso: 2,4 kg.
◗ Precio: 3.070 euros.
◗ Más info: www.sako.fi
◗ Distribuye: www.bbi.es

Probamos el Sako 85 Carbonblack
5 (100%) 1 voto[s]
Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here