fbpx

El organizador de la polémica montería de Cerezal de Aliste se defiende en otro vídeo

Un vídeo de un cazador indignado por una montería de Zamora en la que se habrían colocado los puestos «a 20 metros y en línea recta» no paraba de compartirse en las redes sociales el pasado sábado. Ahora el orgánico ha grabado otro para defenderse.

Javier Fernandez-Caballero

El organizador de la polémica montería celebrada el pasado sábado en la localidad zamorana de Cerezal de Aliste ha realizado un vídeo este domingo, 20 de diciembre, que pronto ha circulado por las redes sociales de los cazadores dando sus explicaciones sobre la distancia que había entre puestos.

«Hemos visto que se han publicado en redes sociales la inseguridad que había entre puestos al estar alineados, pero vamos a demostrar la distancia real entre puestos que hay porque estamos en el mismo sitio en el que la persona que grababa este sábado se encontraba», comienza explicando.

En ese momento el organizador de la montería coloca una cinta métrica y mide la distancia del puesto 4 al 5. Acompañado de dos personas más realiza la medición para demostrar que entre los dos citados puestos había 48 metros.

El vídeo que el cazador que se fue de la montería realizó el sábado

«Nos han colocado los puestos a veinte metros en línea recta, se lo digo al postor y me responde: «Es que el Capitán de Montería quiere que se maten muchas». Y le digo: ¿pero muchas personas o qué?». Estas, sin embargo, eran las palabras de denuncia del cazador el pasado sábado.

«Puesto número 4, puesto número 3, tiene 25 metros y antes de llegar ahí, está el puesto 5…», relataba éste sobre la disposición de las posturas en un vídeo que se hizo viral a los pocos minutos arrancando la indignación de los cazadores y aplaudiendo el gesto del compañero que abandonó el puesto.

¿Cómo se deben colocar los puestos en una montería?

Las tarjetas de los puestos son un buen lugar donde recordar las normas básicas. ©Ángel Vidal
Tarjetas de los puestos. ©Ángel Vidal

La montería tradicional involucra en su organización y desarrollo a un gran número de personas, todas ellas necesarias para que todo transcurra por los cauces deseados. A los cazadores de las posturas tenemos que unir rehaleros, batidores, postores y secretarios, por lo que resulta crucial extremar las medidas de seguridad con tanta gente en el campo al mismo tiempo.

Entre las medidas de seguridad publicadas por Jara y Sedal hace unos meses se encontraba la de colocar los puestos con la seguridad como premisa.

Su planificación debe estar basada, ante todo, atendiendo a criterios que aumenten la seguridad durante la celebración de la montería. Habitualmente se colocan en caminos, cortaderos y puestos naturales. En estos últimos es más fácil delimitar el campo de tiro, ya que el cazador dispara sobre testeros o zonas amplias sin otros participantes. En el caso de armadas dispuestas en cortaderos o caminos, la norma básica es que se ubiquen de forma que siempre queden desenfilados entre sí y protegidos, por tanto, de los disparos de otras posturas, aprovechando para ello la propia configuración del terreno.

Si no fuera posible, es mejor que se vean los unos a los otros, estando alineados y pegados al monte que se va a batir. Dos medidas muy útiles para aumentar aún más la seguridad son colocar tragabalas o taludes de tierra entre puestos en las traviesas llanas para evitar los tiros entre cazadores y recordar, antes del sorteo, que no se puede tirar a la contra, cuando la res nos entra de espaldas. No está de más señalizarse con los vecinos de puestos e incluso, llegado el caso, delimitar el campo de tiro entre puestos.