fbpx

Pesca una enorme dorada de 6 kilos con una caña de carpfishing

Este pescador madrileño consiguió capturar una descomunal dorada de casi seis kilos de peso en una ría asturiana: «Necesitas una vida entera para que te vuelva a suceder algo así», confiesa a Jara y Sedal.

dorada
El pescador, con la dorada. © M. J.

El pescador madrileño Manuel Jurado Martín logró dar captura, el pasado mes de octubre, a una descomunal dorada de casi seis kilos de peso en una ría de Asturias y que ya es una de las piezas de esta especie más grandes conseguidas en nuestro país en el año 2021. El pescador, que ha enviado las imágenes de la pieza a la redacción de Jara y Sedal, prefiere mantener el lugar exacto en el que capturó a la dorada en el anonimato.

Jurado explica que no tiene un equipo específico para la pesca de este pez en mar, sino que utilizó las cañas de surfcasting que usa para la pesca de ciprínidos y, con ellas, consiguió capturar a la enorme pieza: «Lancé el cebo y estuvo en el agua unos cuarenta minutos aproximadamente antes de que picara », comienza explicando el pescador.

«Lo curioso es que estuve tres días pescando en esa ría y no saqué nada, y el último día, lancé con la tita íntegra y, cuando la extraje de nuevo, ésta ya se había desinflado… pero no quería cambiarla, por lo que la volví a lanzar con la misma tita desinflada y ahí fue cuando me picó», narra sorprendido el pescador. «Fue algo rarísimo» reconoce Jurado, porque «normalmente suelen picar con la carnada en condiciones, no sin el líquido que sueltan las titas» asegura.

Una dorada XXL

Otra imagen de la dorada. © M. J.

El pescador, sobre el tamaño de la dorada, detalla que era descomunal: «Nunca me había picado ninguna tan grande; para sacar una así tienes que estar toda una vida. La más grande que he sacado ha sido de un kilo», expone Manuel Jurado.

Sobre la batalla, describe que duró veinte minutos: «Me dio unos tirones increíbles. Yo estaba en la zona de arriba de las rocas, tuve que meter un salto hacia abajo tremendo. Nunca me imaginaba que pescaría una dorada así. Ni cabía en la red de Decathlon que tengo, por lo que me tuvo que ayudar mi padre a sacarla. Fue algo inimaginable», recuerda.