fbpx

Un perro de caza protagoniza un increíble cobro a una cierva en una charca de Badajoz

El dueño del can envía a esta redacción el vídeo del cobro y explica cómo la perra no solamente hizo que se aprovechase la carne del cérvido, sino que salvó a las vacas que bebían de esa charca de que el agua se hubiera contaminado.

perro caza cobra cierva charca
El perro sacando la cierva. © J. C. R.
Publicado: 20 de diciembre de 2022 / Actualizado el: 2023/01/26 - 19:10

El siguiente vídeo es una de las filmaciones más impactantes que se han tomado en la presente temporada cinegética. La protagoniza una perra de raza braco llamada Roma y propiedad del cazador pacense Juan Carlos Ruiz que cobró magistralmente una cierva que había caído abatida en medio de una charca helada durante una montería en Badajoz.

Ruiz es un veterinario de Castuera (Badajoz) apasionado de los perros pero en especial de los bracos. Cuenta con tres canes de esta raza, la madre -Roma de color negro- y dos cachorros de un año de color anaranjado. Roma, tal y como narra Ruiz a la redacción de Jara y Sedal, le acompaña a todo tipo de caza: menor, recechos, aguardos, monterías… «en todas las modalidades es buena, pero lo que hizo el sábado se salió de los moldes», confiesa.

Una charca a seis grados de temperatura

Ruiz sigue poniendo en contexto sobre lo acaecido: «Pertenezco a una sociedad de monteros de la población de Garlitos (Sociedad Virgen de Nazaret). Somos todos amigos y todos colaboramos en recoger la caza después de la montería, pero el sábado nos encontramos con un problema. Una cierva que entró en una charca a morir y allí se quedó con seis grados de temperatura. A ver quién se metía en una charca casi helada…», relata el cazador.

Por otra parte era necesario sacarla porque estropearía el agua para beber las vacas que lleva esa finca. «Después de dar vueltas y vueltas y no encontrar solución, me decidí ir a por Roma, que estaba en el coche y nos dejó boquiabiertos. En cuanto la venteó no dudó en entrar; después de dar varias vueltas se subió a los cuartos traseros para levantarle la cabeza (que estaba sumergida) y sorpresa: mordió la oreja y empezó a nadar tirando de ella hacia donde yo estaba», recuerda el cazador.

El resto aparece en el vídeo… todo un espectáculo digno de admirar.

YouTube video

Síguenos en