fbpx

Esta madre coraje se saca el permiso de armas por el deseo de su hijo de ser cazador

Al joven le tocó un rifle en un sorteo de FEDEXCAZA, pero nadie en su casa cazaba. Su madre no se lo pensó dos veces y se sacó el permiso de armas.

Javier Fernandez-Caballero

Hace meses Isabel María Toro, de la localidad pacense de Alange, fue la afortunada en el sorteo del rifle llevado a cabo desde la Federación Extremeña de Caza y la armería de El Corte Ingles a través de las Redes Sociales. Cuando FEDEXCAZA contactó con ella surgió la sorpresa: no tenía ninguna relación con la caza; no había ningún cazador en su casa; y ni siquiera disponía de permiso de armas. Entonces, ¿qué llevó a Isabel a participar en este sorteo? Ésta es la historia de una ‘madre coraje’ dispuesta a todo por cumplir el sueño de su hijo:

José Miguel – así se llama su hijo- es uno de los miles de jóvenes de quinto y sexto de Primaria que en los últimos años han participado en el programa PROADES ‘Caza y Naturaleza’, donde se muestra la realidad de la actividad a través del respeto, la ética, el compromiso y los valores de la caza. En concreto, José Miguel estuvo en los `Encuentros escolares’ que se desarrollan en Alange. Allí se despertó su interés por la actividad cinegética, y desde entonces tiene claro que cuando tenga la edad necesaria le encantaría ser cazador.

Y volvemos al inicio. Cuando se convocó el sorteo su madre se apuntó, pero hasta que resultó ganadora no fue consciente de los requisitos que hay que cumplir para tener un arma en casa. ¿Se rindió y renunció al premio? Eso, seguramente, hubiera lo más fácil. Pero Isabel no se arredró y decidida a apoyar el sueño de su hijo inició un camino que le llevó a obtener el carné de cazador, la licencia de caza y la licencia de armas.

Desde la semana pasada el rifle Winchester SXR Vulcan descansa en el armero que ya forma parte de su casa a la espera de que José Miguel pueda por fin salir al campo a disfrutar de su pasión.

La Federación Extremeña de Caza ha dado públicamente la enhorabuena a esta familia por el resultado del sorteo, pero más aún por la enorme capacidad de esfuerzo y superación demostrada para que ese futuro cazador pueda desarrollar el modo de vida que él ha elegido.