fbpx

Así reacciona un lobo es perseguido por un perro de caza y un águila

Hoy abordamos una de las formas de caza más antiguas y espectaculares de la tierra: la caza de lobos con águila y perros practicada desde hace siglos por los pueblos nómadas de Kazajstán. Te mostramos, en imágenes, qué pasa cuando el lobo se siente acorralado.

La caza de lobos con perros es una práctica muy extendido en Kazajstán. De hecho, el lobo es uno de los animales más arraigados en su cultura tradicional. Sobre él hay multitud de creencias y leyendas que han sobrevivido al paso del tiempo.

Como depredador que es, inevitablemente su presencia cercana a los rebaños de ganado de los habitantes rurales lo convierten en una amenaza para el sustento de los humildes ganaderos. Por eso su caza está muy arraigada entre ellos, los cuales tradicionalmente los han perseguido con el ingenio. Antes de la llegada de las armas de fuego, los kazajos desarrollaron increíbles técnicas de caza de estos depredadores utilizando otros animales domesticados.

Cazando lobos con caballos, perros y águilas

Las imágenes que hoy compartimos han sido tomadas por la agencia Reuters cerca de Almaty, una población al suereste del país. En ella se muestra el comportamiento de un lobo cuando se siente acorralado por dos perros de caza. El depredador no duda en plantar batalla, mostrando una agresividad que asusta hasta en una simple fotografía.

Las instantáneas son perfectas para ilustrar una de sus formas de caza más tradicionales, en la que emplean tres animales diferentes para practicarla: los caballos, las águilas reales y sus tradicionales perros de caza nómadas, cuya raza se denomina tazy.

En kazajo, «tazy» significa «puro» y es la palabra que usan para denominar a su particular lebrel asiático. Se trata de una suerte de galgo con una poderosa presa que lleva acompañando a estos formidables cazadores durante siglos.

Hoy abordamos una de las formas de caza más antiguas y espectaculares de la tierra: la caza de lobos con águila y perros practicada desde hace siglos por los pueblos nómadas de Kazajstán. Te mostramos, en imágenes, qué pasa cuando el lobo se siente acorralado.
Hoy abordamos una de las formas de caza más antiguas y espectaculares de la tierra: la caza de lobos con águila y perros practicada desde hace siglos por los pueblos nómadas de Kazajstán. Te mostramos, en imágenes, qué pasa cuando el lobo se siente acorralado.

Una forma de caza de la que ya hablaba Marco Polo en 1276

Para que nos hagamos una idea de la profunda raíz que este tipo de caza, tiene en su cultura, en 1276 Marco Polo ya detalló cómo estos pueblos nómadas kazajos se servían de la ayuda de caballos, rapaces y perros para capturar liebres, zorros y lobos.

Por este motivo, los tazy reunen estas características tan particulares: velocidad y poderosa mordida. A pesar de su utilidad, la raza está casi extinta hoy en día. Desafortunadamente, ni siquiera se reconoce como raza y no está en ningún registro oficial. Esto hace extremadamente difícil que sea aceptada por las organizaciones caninas internacionales.

La tarea de evitar que desaparezca depende ahora de la sociedad nacional de caza Kansonar. Este perro, reconocido como el mejor amigo del nómada kazajo, ha sido tradicionalmente el único animal al que se le permite dormir dentro de la yurta y acercarse a los niños.

Lebrel kazajo tazy. /shutterstock
Lebrel kazajo tazy. /shutterstock

Lobos vs perros, así se enfrentan

Los kazajos caminan a lomos de sus caballos por las interminables llanuras caucásicas hasta que avistan a un lobo. En ese momento dan vuelo a sus águilas, que serán las primeras en llegar hasta ellos e intentar apresarlos. Los tazy emprenden la persecución hasta llegar al depredador, al que intentan morder hasta acabar con ellos o dar tiempo a que sus dueños se acerquen.

Se cree que Kazajstan tiene la mayor población mundial de lobos salvajes –algunas cifras hablan de 100.000–. Por eso su caza está permitida e, incluso, en ocasiones se venden los lobeznos para domesticarlos y usarlos como protección de tierras y propiedades.

Deja una respuesta