fbpx

La Plataforma de Afectados por Parques Nacionales se suma a la manifestación del 20 de marzo en defensa del mundo rural

La Plataforma de Afectados por Parques Nacionales participará en la manifestación convocada en defensa del mundo rural el próximo 20 de marzo en Madrid.

La España VaciLada
Un cazador toca la caracola en una manifestación en Madrid. © Ángel Vidal

ÚLTIMA HORA de la manifestación del 20M.

Esta concentración tiene como una de sus reivindicaciones prioritarias la recuperación de la caza sostenible en los Parques Nacionales, algo especialmente urgente cuando apenas un año después de la prohibición de la caza en estos espacios están comenzando a verse las graves consecuencias que se están produciendo.

La gran movilización del 20 de marzo bajo el lema, “Juntos por el Campo”, está convocada por ASAJA, COAG, UPA, Real Federación Española de Caza (RFEC), Oficina Nacional de la Caza (ONC), Alianza Rural, Unión de Criadores del Toro de Lidia (UCTL), Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España (FENACORE) y Cooperativas Agro-alimentarias.

Para la Plataforma de Afectados por Parques Nacionales es imprescindible que se escuche la voz del mundo rural. En este sentido, la entidad explica que en los últimos años se han tomado decisiones que ponen en grave riesgo la conservación y la sostenibilidad de estos espacios de alto valor natural por razones puramente ideológicas.

Así, la ausencia de la caza ha provocado en solo un año un desequilibrio de los ecosistemas, la degradación de los valores naturales, graves problemas sanitarios y la necesidad urgente de controlar las poblaciones, como reconoce el Organismo Autónomo de Parques Nacionales.

Tanto es así que en el caso de Cabañeros las Administraciones están pidiendo la ejecución de un plan de caza urgente que supondría la eliminación de 5.000 ejemplares en apenas 28 días. Este plan, inviable desde el punto de vista técnico, jurídico y económico, demuestra la hipocresía que hay tras la prohibición de la caza, ya que por una parte se prohíbe y por otra se viene a reconocer que la actividad cinegética es imprescindible para un control efectivo de las poblaciones.