fbpx

Un ingeniero de montes español, destacado en The New York Times por su tecnología contra el fuego

Technosylva, la empresa que dirige Joaquín Ramírez, doctor ingeniero de montes, ha sido destacada por su software de modelado predictivo de incendios forestales en los premios anuales del New York Times.

montes

Technosylva, la empresa que dirige el doctor Ingeniero de Montes español Joaquín Ramírez, ha sido destacada por su software de modelado predictivo de incendios forestales en los premios anuales de ‘Buena Tecnología’ del New York Times, The 2020 Good Tech Awards.

«Technosylva ha desarrollado un software de modelado predictivo que permite a los departamentos de bomberos calcular hacia dónde se dirige un incendio, la rapidez con que se mueve y qué patrones climáticos podrían afectar su trayectoria. Su software se utiliza en nueve Estados y ayudó al Departamento Forestal y Protección contra Incendios de California (Cal Fire) a predecir la trayectoria de los incendios forestales iniciados en agosto de 2020, ahorrando un tiempo valioso para quienes intentan extinguir las llamas». Así presenta The New York Times a la empresa que dirige el Doctor Ingeniero de Montes zaragozano Joaquín Ramírez.

La empresa Technosylva, nacida en León y ahora ubicada también en San Diego (California), logró un contrato para predecir el avance de los incendios forestales, en abril de 2020, compitiendo con 131 empresas, entre las que se encontraban Google y Microsoft.

Las soluciones que aporta Technosylva, basadas en lo aprendido en España, «que es un supermercado de incendios y riesgos forestales», pero apoyadas en los últimos avances en tecnología, han tenido un gran éxito en Estados Unidos y han propiciado que el prestigioso rotativo neoyorkino la resalte como parte de la buena tecnología que ha hecho algo más llevadero este difícil año, en el que California se ha enfrentado, en medio de la actual pandemia, a los mayores incendios de su historia, consecuencia de las altas temperaturas, las fuertes rachas de viento, que alcanzan los 100 km/hora, y una amplia interfaz urbano-forestal, sobre la que no se realizan actuaciones de eliminación de combustible forestal (la materia vegetal viva o muerta capaz de arder).

«Hacemos todos los días unos 145 millones de simulaciones. Quemamos virtualmente California cada hora para ver dónde puede haber puntos que causen mucho daño a personas o a bienes y para que los bomberos puedan ver dónde ubicarse o movilizar los medios apropiados. Cuando hay un incendio, lo simulamos en unos 20 segundos», señala Ramírez, que recibió en 2020 la Distinción por su ejercicio profesional en el extranjero otorgada por el Colegio Oficial de Ingenieros de Montes.

Technosylva pone también su tecnología al servicio de las tres mayores compañías eléctricas de Estados Unidos, con el objetivo de asesorarlas sobre cuándo deben de cortar el suministro eléctrico en caso de incendios como los acontecidos en agosto pasado, durante el denominado August Complex, un conjunto de varios incendios forestales desatados en el noroeste del Estado de California.

Para hacer posible esta importante labor de prevención merecidamente reconocida por The New York Times, el medio centenar de personas que componen Technosylva se sirven de todos los medios tecnológicos a su alcance para evaluar cómo va el incendio y predecir su comportamiento: desde satélites de defensa americanos a cámaras en tiempo real o drones.

Es el sistema de simulación Wildfire Analyst: «Un aluvión de tecnología que supone un reto hacer utilizable. Porque a la gente la puedes ‘infoxicar’ (agobiar) con tanta información, sobre todo cuando están enfrentando crisis de varios incendios que van a cinco o seis kilómetros por hora, teniendo que lidiar con evacuaciones de centenares de miles de personas, como ha ocurrido en 2020 en California. Esto es lo que hemos hecho y es lo que han resaltado en The New York Times como una Buena Tecnología», explica Joaquín Ramírez.

Ramírez, que es también profesor del Máster de Incendios Forestales en la Universidad de León, recuerda sus inicios como Ingeniero de Montes en el control de incendios forestales, cuando tenían que valerse únicamente de grandes mapas de vegetación que extendían en el suelo. De ahí surgió su inquietud por mejorar las técnicas de extinción uniéndolas a la tecnología. Un empeño que le ha llevado a la vanguardia de la lucha contra incendios forestales más allá de nuestras fronteras.

Technosylva también asesora al Laboratorio del Fuego de Misssoula (FireLab de Missoula), en Montana, el mayor centro de investigación de incendios de Estados Unidos. El equipo leonés que compone esta empresa ha llevado a cabo la cartografía de vegetación LIDAR del Bosque Nacional de los Ángeles (Angeles National Forest), extendida ahora al resto de California.

A pesar de este reconocimiento internacional a lo largo de tantos años, junto con su equipo «que son los mejores», resalta orgulloso Joaquín Ramírez, fue necesario dar ese salto a Estados Unidos para poder desarrollar todo el potencial de su tecnología. Y remarca que «comparada con el gasto en extinción de incendios, la inversión en tecnología en la lucha contra incendios apenas supone nada. Donde tenemos que avanzar es en volver a invertir en gestión forestal para cambiar este escenario creciente de incendios extremos», reconoce Ramírez.

Para Eduardo Rojas Briales, decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes, “este reconocimiento del New York Times a Technosylva constituye un acicate a la internacionalización para los profesionales  y empresas españolas en el ámbito forestal, tan clave para alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente en relación con los retos climáticos, energéticos, de calidad de vida en el medio urbano, de condiciones de vida equiparables en el medio rural, de alimentación, de prevención de desastres naturales, de aguas o biodiversidad». Y destaca que «ahora, los profesionales españoles de la lucha contra incendios lideran las actuaciones tanto en Europa como en Latinoamerica, gracias al crecimiento técnico de este colectivo en los últimos años».