fbpx

La Guardia Civil detiene a dos individuos tras esconder una escopeta que usaron «para espantar jabalíes»

Los agentes interceptaron el vehículo, pero los dos hombres habían parado antes para esconder en el monte una escopeta superpuesta lista para disparar. Argumentaron después que se la habían cogido a un familiar y que la iban a utilizar para ahuyentar a los jabalíes de sus cosechas.

La Guardia Civil del Puesto de San Sadurniño (A Coruña) ha procedido a la detención de dos hombres por un delito de tenencia ilícita de armas en la localidad coruñesa de Valdoviño tras alegar que llevaban una escopeta para ahuyentar un jabalí que les estropeaba la cosecha, según recoge Europa Press.

Así lo ha informado el Instituto Armado al citado medio, que ha relatado que los hechos sucedieron cuando agentes que realizaban un servicio de seguridad ciudadana observaron a lo lejos el vehículo de una persona, de quien «sospechaban que pudiera estar dedicándose a la caza furtiva de jabalíes».

Los agentes esperaron para interceptarles

Por ello, la patrulla se colocó en un «lugar seguro», han indicado las mismas fuentes, con la intención de dar el alto al vehículo e identificar a su conductor.

En ese momento, presenciaron que, antes de que llegaran a su altura, el todoterreno «tardaba más de lo permitido en salir de un cruce», ha puntualizado la Benemérita.

Cuando los agentes interceptaron al conductor y a su copiloto, estos argumentaron que «venían de sembrar maíz y de vigilar que el jabalí no les destrozara la cosecha», ha señalado la Benemérita.

Escondieron la escopeta y ninguno de los dos tenía licencia de armas

Posteriormente a la identificación del vehículo, la Guardia Civil procedió a vigilar la zona donde los investigados habían realizado una parada, lugar en el que hallaron una escopeta de cartuchos del calibre 12, «cargada y lista para ser disparada», ha concluido.

Según argumentaron los identificados posteriormente, «la escopeta fue municionada por uno de ellos y el otro se la había cogido a un familiar», han apuntado las mismas fuentes, que añaden que «ninguno de los dos tiene licencia que amparase su tenencia».

Deja una respuesta