fbpx

«Me han matado dos liebres y me han pegado»: el desgarrador audio de un guarda rendido ante los furtivos

Jara y Sedal ha contactado con el guarda autor de una desgarradora grabación de audio que denuncia la impunidad con la que los furtivos masacran a las liebres sin respetar vedas, cotos ni personas.

Javier Fernandez-Caballero

«Si no podéis venir ninguno a ayudarme no puedo hacer más. Me han amenazado. Soy un guarda, soy una persona sola, y van cuatro tíos que me han pegado contra el coche y han matado dos liebres». Este es el contenido de la desgarradora grabación que se ha hecho viral entre los cazadores esta misma tarde y que puedes escuchar al final de esta noticia. En ella, un guarda de un coto de caza de la provincia de Toledo muestra su impotencia tras ser amenazado y golpeado por unos furtivos que no muestran ningún respeto ni por él ni por la caza.

Jara y Sedal ha logrado contactar con el autor de la grabación a las pocas horas de hacerse viral. Él mismo ha sido quien ha pedido mantenerse en el anonimato por miedo a posibles represalias, pero ha accedido a detallarnos lo sucedido para denunciar la situación límite en la que muchos cotos se encuentran en Toledo por culpa del furtivismo. Su testimonio es desolador: «No podemos hacer nada con ellos, hacen lo que quieren y matan animales a todas horas. Es inexplicable», denuncia.

«Esta misma tarde me han matado dos liebres, pero lo peor es que les llamas la atención y se ponen violentos; de hecho, hoy me han pegado un empujón contra el coche. De verdad que sientes una impotencia muy grande porque matan las liebres y se ríen de ti», asegura el autor del audio, que reproducimos al final de la noticia.

«Algunos cazadores del coto no me comprenden: algunos dicen que ellos tienen un guarda para eso, para que no maten los animales los furtivos. Pero un guarda es una persona, y eso no todos llegan a comprenderlo: esta gente –los furtivos- llega con las matrículas tapadas y así es imposible», añade el guarda.

«El año pasado me embistieron y me doblaron el capó del coche»

Al preguntarle sobre el papel de las fuerzas del orden público ante esta problemática, el guarda responde: «Cuando llamas al Seprona al ver lo que está ocurriendo te dicen que tiene mucho que hacer. Yo llamo a la Guardia Civil, a los municipales… y nada, no logro que me ayuden». Sigue añadiendo sobre este tema que «los guardas no tenemos potestad ninguna para hacer nada. Sale cualquier otra persona que no conocen al campo a hacer lo mismo, lo cogen y lo denuncian, pero a los furtivos, sabiendo dónde viven, no les dicen nada».

«Esto no es normal: llevo casi 30 años de guarda, pero esto está cada vez peor porque los furtivos actúan de forma más descarada. Y no sólo por la forma violenta con la que te tratan, sino por el peligro con el que conducen, por la velocidad a la que van cuando salen a la carretera… hasta que no pase una cosa gorda, esto no se va a frenar», sigue denunciando.

Por último, relata que está «todos los días solo y todos los días tengo alguna. Y, además, no tengo apoyo: si vinieran los socios a ayudarme, sería otra cosa, pero no. De hecho, aquí se me han juntado hasta tres todoterrenos furtiveando desde el coche. El año pasado, incluso, me embistieron y me doblaron todo el capó», concluye.

Los cazadores llevan a juicio a dos individuos con más de 100 denuncias por furtivismo con galgos

Los cazadores llevan a juicio a dos individuos con más de 100 denuncias por furtivismo con galgos
La Guardia Civil detiene a varios furtivos en una imagen de archivo. © Guardia Civil

Dos personas tendrán se sentarse en el banquillo de los acusados ante los Juzgados de lo Penal de Albacete para responder por un presunto delito relativo a la protección de la fauna, tras ser sorprendidos furtiveando con galgos en un coto social del Club de Cazadores de La Gineta.

La Federación de Caza de Castilla-La Mancha, que actúa como acusación popular, ha dado a conocer la apertura de juicio penal contra estas dos personas, que fueran sorprendidos por un guarda rural y el Seprona cazando liebres con tres galgos. Más información aquí.