fbpx

El Gobierno crea un organismo oficial que luchará contra los delitos de caza y pesca y el maltrato animal

El BOE anunció el 2 de febrero la creación de la Oficina Central Nacional de Análisis de Información sobre Actividades Ilícitas Medioambientales.

conejo carabina
El conejo y la carabina interceptada. © Guardia Civil

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el pasado 2 de febrero una Orden por la que se crea la Oficina Central Nacional de Análisis de Información sobre Actividades Ilícitas Medioambientales para abordar el tráfico de especies silvestres. En dicho Plan se establecen mecanismos para coordinar a las entidades con participación en la lucha contra este tipo de delitos, como policía, aduanas y servicios de inspección, entre otros.

La Oficina Central Nacional tendrá dependencia orgánica y funcional de la Jefatura del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), que para poder acometer sus funciones, mantendrá relaciones de cooperación con otras instituciones y organismos, nacionales e internacionales, «con responsabilidad en la conservación y protección del medioambiente y la naturaleza», indica el BOE.

Estas relaciones, se materializarán conforme a lo establecido en el artículo 144 de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público.

Las funciones de esta Oficina Central Nacional

Las funciones de la Oficina Central Nacional -según se definen en el BOE- son «impulsar la cooperación, coordinación, asesoramiento y comunicación de las actuaciones a nivel nacional en la conservación y protección de la naturaleza y el medio ambiente, los espacios protegidos, los recursos hidráulicos, la caza y la pesca, y en la lucha contra el tráfico ilegal de especies silvestres y el maltrato animal», además de «ser punto de contacto ante los organismos nacionales e internacionales en lo relativo al análisis de información sobre actividades ilícitas medioambientales».

También pretende «efectuar el análisis de aquellas informaciones que se reciban sobre actividades ilícitas medioambientales, generar inteligencia con base en las mismas y difundirla a aquellos organismos, nacionales e internacionales, a los que pueda interesar la lucha contra este tipo de delincuencia», y «elaborar los informes técnicos que resulten necesarios en favor de aquellas actuaciones de lucha contra actividades ilícitas medioambientales».

El funcionamiento de Oficina Central Nacional se atenderá con los medios personales y materiales de la Dirección General de la Guardia Civil, «y no supondrá incremento del gasto público», advierten.