fbpx

El Gobierno infló un 1600% la cifra de fallecidos en accidentes de caza en 2020

El Gobierno afirmó que en 2020 habían muerto 51 personas en accidentes de caza, una cifra muy alejada de la realidad: hubo tres fallecidos.

Pedro Sánchez con la respuesta del Gobierno sobre los accidentes con arma de fuego en la caza.

A comienzo de la vigente legislatura, Carles Mulet García, portavoz de Compromís en el Senado, preguntó al Gobierno cuál era la siniestralidad de la actividad cinegética en España. La respuesta llegó a principios del pasado mes de octubre. Según el ejecutivo, entre el 1 de enero y el 6 de septiembre de 2020, en España se habían producido más de 600 accidentes de caza en los que habían muerto 51 personas.

La cifra resultaba desconcertante, teniendo en cuenta que el confinamiento había paralizado en gran medida la actividad cinegética y que, a excepción de enero y febrero, durante los otros siete meses que abarcaba su informe la mayor parte de las modalidades de caza estaban vedadas. Aún así, la noticia se propagó por medios regionales y nacionales como El Mundo, Público, La Vanguardia o El Diario.es.

Una respuesta con datos falsos

La realidad es que el Gobierno infló un 1600% las cifras de fallecidos en accidentes de caza el pasado año. Así lo revelan los datos del Ministerio del Interior a los que ha tenido acceso El Confidencial. Estos revelan que la cifra de los 51 fallecidos es tan exagerada que, por ejemplo, supera a la de todos los fallecidos por arma de fuego (no sólo en el sector cinegético) del año 2018 juntos.

Según esta fuente, que ha accedido a los datos reales tras una solicitud de acceso a la información pública, el número real de muertes por esa causa en todo el año 2020 fue de tres. En el último lustro (2015-2020), la Guardia Civil contabilizó 208 accidentes de caza, 200 de ellos con arma de fuego. De esos 208 accidentes de caza entre 2015 y 2020, 83 fueron leves y 31 acabaron siendo mortales. 2016, con 41 accidentes y 8 muertes, fue el peor año.

Una siniestralidad reducida

La cifra de accidentes con arma de fuego en la caza es muy reducida si la comparamos con el número de licencias de caza existentes en nuestro país, que es de unas 800.000. Según se desprende de las estadísticas del Ministerio del Interior a las que jaraysedal.es tuvo acceso hace unas semanas, el número de escopetas es de 2.026.509 y de rifles de 358.088 unidades en 2020 en nuestro país. En total, hay unas 2.447.502 armas.

Además, según los datos del Ministerio de Agricultura Pesca y Medio Ambiente, de las 50.510.210 hectáreas que conforman el territorio nacional, un total de 43.945.027 están destinadas a la caza. O lo que es lo mismo, el 87% de nuestra superficie es territorio de caza.