fbpx

El Seprona pilla a dos furtivos corriendo liebres con galgos desde el coche y por la noche en Valladolid

Las dos personas furtiveaban liebres con galgos por la noche en un pinar de especial protección de la localidad vallisoletana de Simancas. Ocurrió el pasado 22 de julio.

furtivos galgos

El Equipo del Seprona de Valladolid ha sorprendido a dos personas cuando furtiveaban liebres con galgos por la noche en un pinar de especial protección de la localidad vallisoletana de Simancas. Según informa el Instituto armado, los hechos ocurrieron en la noche del jueves día 22 al viernes 23 de julio, cuando los agentes que prestaban servicio propio de su especialidad observaron unas luces extrañas en el interior de un pinar de Simancas y procedieron a comprobar las circunstancias.

Una vez en el lugar sorprendieron ‘in fraganti’ a dos personas cuando circulaban con un vehículo a motor por el interior del pinar cazando liebres, para se servían de dos galgos a los que alumbraban en sus carreras con los faros del vehículo. Los agentes comprobaron además que el pinar denominado ‘Pinar Pimpollada’ Monte número 71 del Catálogo de Utilidad Pública y perteneciente al término municipal de Simancas es un lugar no autorizado por su especial protección.

Las dos personas sorprendidas, C.J.J y E.J.J.J., fueron propuestas para sanción al Servicio Territorial de Medio Ambiente y al Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería por circular con un vehículo a motor con las luces encendidas, en un lugar no autorizado, en horario prohibido y utilizando dos perros de raza galgo «sueltos en todo momento» que batían el terreno en acción de furtivear y en una zona catalogada como vedado por su especial protección, así como por irregularidades en la documentación sanitaria de los perros.

La Guardia Civil remite a las autoridades competentes las denuncias administrativas por infracciones tipificadas en la normativa reguladora de la caza en Castilla y León.

Otros casos recientes

El furtivo es el peor enemigo del cazador. Sus acciones se confunden, muchas veces de manera interesada, con las de los amantes de la actividad cinegética que practican una caza regulada y siguiendo las normas establecidas. El mundo del galgo es uno de los más conflictivos dado que el furtivismo en torno a esta modalidad suele acarrear otro tipo de delitos, como el robo de galgos o su abandono y sacrificio.

También te mostramos otro caso en el que se ve a varios furtivos corriendo liebres con galgo de noche y con un todoterreno a gran velocidad.