fbpx

Ecologistas extremeños reciben 300.000 euros en subvenciones y nadie sabe en qué se los han gastado, denuncia FEDEXCAZA

La Federación Extremeña de Caza exige al Consejo de Transparencia del Gobierno regional que explique en qué han gastado el dinero público recibido.

Jara y Sedal

Por FEDEXCAZA

La Federación Extremeña de Caza ha remitido una denuncia al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno del Ministerio de Política Territorial contra AMUS (Acción por el Mundo Salvaje), que a pesar de haber recibido casi 300.000 euros en subvenciones públicas en las últimas dos anualidades «incumple las prescripciones legales en materia de publicidad y transparencia». Algo especialmente grave cuando la realidad es que los datos apuntan a que esta entidad depende exclusivamente de esas ayudas públicas, sin las que su estructura -y el sueldos de sus responsables- no sería económicamente sostenible. 

En este sentido, FEDEXCAZA explica que en la página web de esta entidad «no se publica la información relativa a las subvenciones públicas que recibe de la Junta de Extremadura, su importe y destino». Así, incluye memorias anuales en las que detalla sus actividades, pero no sus cuentas, algo imprescindible cuando se están gestionando fondos procedentes de las arcas públicas, y más aún cuando parece que son esas subvenciones la principal fuente de financiación de AMUS.

AMUS recibió cerca de 300.000 euros desde 2019

En concreto, los presupuestos de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura consignaron una subvención de 146.000 euros para AMUS en 2019, cantidad similar a que se incluyó en los presupuestos de 2020. En total, 292.000 euros de fondos públicos en los últimos dos años, sin que haya constancia pública de a qué se ha dedicado ese dinero más allá del mantenimiento de la propia entidad. 

Como respuesta a esta denuncia, la subdirectora general del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno del Ministerio de Política Territorial ha comunicado a FEDEXCAZA que aunque la normativa extremeña no prevé qué información deben proporcionar los perceptores de ayudas públicas, considera este organismo que sí hay una necesidad de realizar una «publicidad activa» de estas subvenciones al amparo de la Ley 1912013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. Por eso, el Consejo de Transparencia anuncia que «se va a poner en contacto con la entidad Acción por el Mundo Salvaje (AMUS) para recordarle las obligaciones de publicidad activa que le corresponden».

Una cuestión de transparencia

La Federación Extremeña de Caza valora positivamente la respuesta del Consejo de Transparencia, puesto que considera que es imprescindible que el uso de los fondos públicos esté regido por un principio de transparencia que permita conocer a los ciudadanos qué cantidad de subvenciones recibe una entidad, en virtud de qué representatividad real percibe esos fondos y, sobre todo, qué peso tienen las ayudas públicas en sus ingresos. Y es que estos datos permiten conocer, entre otras cosas, qué entidades son sostenibles y cuales existen únicamente por el respaldo de las administraciones.

Por otra parte, FEDEXCAZA considera que es imprescindible la optimización de esfuerzos en la gestión de los fondos públicos. Para esta entidad, resulta «ilógico e incoherente» que haya entidades privadas cuya sostenibilidad dependa de las ayudas públicas. 

En opinión de la Federación, esto no sería entendible en otros sectores, ya que no parece razonable que se sostengan sueldos privados con el dinero de todos. «Si se considera que se trata de una actividad imprescindible que justifique esa inversión exclusivamente pública, debería ser acometida por la propia Administración», apunta la Federación.