fbpx

¿Dónde cazar ciervos durante la berrea en España? (zonas, trofeos, precios, consejos...)

Por fin llega septiembre y, con él, la berrea. Es el momento de localizar a los grandes machos que durante todo el año se han mantenido en lo más espeso de nuestros montes.

Un ciervo en berrea. ©Shutterstock

Si la época de la berrea te ha sorprendido sin precinto pero no quieres dejar pasar un año más sin recechar el ciervo de tus sueños, te proponemos a continuación algunas opciones y describimos, zona por zona, dónde se puede cazar un ciervo en España, cuándo es la mejor época y algunos consejos para acabar con éxito el rececho.

Zona norte: la opción más salvaje

Como en los bosques europeos, los ciervos pueden berrear sin ser vistos. Si lo que te gusta es cazar en amplias extensiones sin cerramientos, este es tu lugar en el mundo. Aquí nos encontramos con las montañas de Zamora (Sierra de la Culebra), Cantabria, León y Palencia (Fuentes Carrionas), todas ellas con el imponente paisaje de fondo de los Picos de Europa.

¿Cuándo?

Es la zona más fría de las tres en que España queda dividida por la berrea. Aquí dará comienzo a mediados de septiembre, pues es donde antes se hace notar el cambio del fotoperiodo y, por tanto, entran en celo las hembras –gracias a su clima, en mayo el alimento para las crías será abundante–.

Abrígate siempre

Rececharemos por bosques de frondosas y vegetación típica de alta montaña, por lo que nuestro vestuario ideal será el formado por ropa térmica transpirable en camo de tonalidades verdes y marrones. Las tardes suelen ser agradables, pero hay que abrigarse: nos esperan mañanas frías, y si la noche nos sorprende en cotas elevadas nos vendrá muy bien una chaqueta.

La luminosidad importa, y mucho

Prepárate para largos recechos durante toda la mañana y esperas en el ecuador de la jornada en las querencias de un buen trofeo. Lo más habitual es que los lances se resuelvan con tiros largos y en posiciones algo complicadas que complicarán nuestra misión. Necesitaremos visores de al menos diez aumentos y grandes campanas para aprovechar toda la luz posible. Y no podemos olvidarnos de unos buenos prismáticos para divisar a nuestro codiciado objetivo.

Zona controlada

Las reservas de caza del norte están manteniendo unas densidades de población bajas. En ellas sólo se caza a rececho y con unos cupos destinados a favorecer la presencia de cuernas de buena calidad. Por tanto, la posibilidad de cobrar un trofeo de categoría es muy elevada, ya que la guardería conoce muy bien los escenarios del celo de los grandes venados.

Trofeos gran reserva

En los últimos años, en esta zona se están cosechando grandes resultados gracias a la gran gestión de las reservas de caza Sierra de La Culebra y Fuentes Carrionas. La labor de la guardería en la selección de los ejemplares ha permitido abatir, en la primera de ellas, cuatro venados por encima de 211 puntos que se encuentran entre los 50 primeros de España.

Precios anticrisis

Las provincias de Zamora, León o Palencia son la cuna de los venados de montaña en España. Aquí los ciervos son capaces de alcanzar corpachones enormes que les permiten sobrellevar el intenso frío que azota estos parajes durante el invierno. Normalmente en estas zonas no se cazan los selectivos, quedando para los cazadores que practican las monterías o batidas durante la temporada general. Sin embargo, puedes acudir a estas zonas a precio cerrado. Por ejemplo, la empresa especialista en caza de alta montaña, Herederos Hunting Co., ofrece recechos de berrea en la zona norte en los que cazar un ciervo sin límite por un precio de unos 3.000 euros. Toda una experiencia con un coste de lo más ajustado que mezcla la apasionante caza en época de celo, la montaña… y la posibilidad de cruzar tus pasos con las huellas del venado de tu vida. Más info en www.herederoshunting.com

Zona centro: un remanso de paz

La gran urbe se ha vaciado mientras los cotos del centro se llenan de voces y sonidos. Los montes de Toledo, el Sistema Central o el Alto Tajo atesoran en sus bosques venados de auténtico lujo. Aquí se localizan varias reservas de caza, como el Parque Regional de la Sierra de Gredos y la Sierra de Guadarrama. También encontramos un buen número de fincas cerradas de gran prestigio cinegético, como los cotos de El Pardo y El Castillo de Viñuelas.

¿Cuándo?

Lo habitual es que en los últimos días de este mes la berrea ya esté ampliamente extendida. Sólo la escasez de alimento puede hacer que las ciervas no hayan entrado en celo por esas fechas, pero podemos casi asegurar que para el veranillo de San Miguel el celo estará en su apogeo.

Mucho calor y humedad

El Macizo Central, donde se ubican las sierras de Madrid y Gredos, suelen soportar un clima seco y caluroso, aunque también puede sorprendernos una mañana fría –ten en cuenta la posibilidad de abrigarte–. Estos parajes albergan bosques de pinos pinaster y de Valsaín, montes y dehesas de encinas y fresnos y zonas más altas que alcanzan los 2.000 metros y en los que encontramos vegetación de montaña. Esta vez sí, tendremos que camuflarnos a conciencia con estampados verdes y marrones. El calzado antihumedad será fundamental.

No te quedes corto de vista

La jornada transcurrirá por parajes algo más agrestes que los de la zona sur. Elige el equipo con cabeza, pues serán necesarios visores y prismáticos con muchos aumentos, del tipo 3-10×42 o similares. Normalmente, intentaremos conseguir nuestro objetivo recechando de mañana, colocándonos antes de que amanezca en posiciones altas para encontrarles en sus querencias.

Si buscas, encuentras

Como en toda la geografía nacional, en el centro podemos encontrar con fincas de una gran capacidad alimenticia cuyas hectáreas albergan un buen número de grandes trofeos. En las cerradas la densidad suele ser menor como medida de gestión para contribuir al desarrollo de sus cornamentas, por lo que las probabilidades de abatir un medalla también son elevadas. En las sierras de Madrid y Gredos, de zonas abiertas, su densidad es baja, pero no debemos descartar la opción de encontrar un buen ejemplar: aquí no se caza en batida ni montería, por lo que los animales pueden llegar a viejos.

Animales impresionantes

Esta zona no se caracteriza por ser muy mediática en cuanto a trofeos, pero entre las capturas de los últimos años se encuentra el número tres de España, cazado por el rey emérito en Madrid (223,81 CIC). Además, dentro de los 100 primeros, todos por encima de los 210 puntos, se encuentran cuatro trofeos más abatidos en la Comunidad de Madrid y alrededores.

La exclusividad tiene un precio

La proximidad de estos cotos con la ciudad de Madrid hace que el precio siempre sea un poco más elevado comparado con otras zonas con animales de similares características, incluyendo los venados selectivos o representativos. Tener estas zonas a una hora y media de casa se acaba pagando.

Precios anticrisis

La Sierra de Gredos goza de fama mundial entre los cazadores por su excelente calidad de machos monteses, pero también es el lugar idóneo para una escapada rápida en la época de berrea. Aquí, aunque los venados no lucen trofeos descomunales, al tratarse de ejemplares de montaña sus corpachones son dignos de admirar. Además, el entorno, a tan sólo 150 kilómetros del centro de Madrid, es incomparable. Para cazar en estos parajes puedes optar por entrar en las ya clásicas subastas de la Junta de Castilla y León o por contratar tu ejemplar con alguna de las orgánicas que comercializan precintos en esta zona como Caza Planeta: fundada por Luis Muñoz a comienzos de los 80, en la actualidad es una de las empresas cinegéticas organizadoras de cacerías más conocidas en el territorio nacional. De las dos maneras, a partir de 1.000 euros puedes disfrutar de la experiencia de recechar un selectivo en pleno celo, algo difícil de olvidar.

Zona sur: los ciervos al sol

Las altas temperaturas te harán creer que sigues de veraneo, pero no te despistes de tu objetivo es un gran venado del sur. Sierra Morena, Sierra de San Pedro y el Valle de Alcudia son los puntos más calientes. La oferta se compone de fincas privadas con cerramiento, aunque también podemos encontrar reservas de caza como el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas en Jaén o el de Los Alcornocales en Cádiz.

¿Cuándo?

En esta zona el comienzo del celo se explica por dos motivos: por la disminución del fotoperiodo y por la disponibilidad de alimento. Cuando el año viene ‘normal’, con las lluvias de septiembre que hacen crecer las primeras hierbas, no es difícil que el factor determinante sean las horas de luz y la berrea se retrase a finales de septiembre y primeros de octubre.

Una caza de verano

Sí, aquí la berrea nos sorprende con unas temperaturas más propias del verano aún dando comienzo el otoño. Toca cambiar el chip y elegir ropa cómoda de colores claros, incluso unas bermudas de múltiples bolsillos y camisa de manga corta. La jornada tendrá lugar en suaves dehesas o manchas de monte mediterráneo, donde aprovecharemos las horas de amanecida y atardecer para evitar el calor excesivo.

Necesitarás óptica de primera

El celo viene condicionado por los movimientos de los venados, que eligen las horas más tempranas y la noche para sus peleas y bramidos. En montes y dehesas es fácil verlos en las rañas, y podemos elegir entre una espera al atardecer o un pausado rececho de mañana. Como norma general no necesitaremos una óptica de muchos aumentos, bastará con unos 8×50, pero sí con una buena transmisión de la luz, pues en ocasiones escaseará.

Mucha oferta, mucha demanda

La oferta es tanta que podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que es la zona donde las probabilidades de conseguir abatir un gran ejemplar son más elevadas. En el sur de la Península Ibérica abundan las fincas privadas con mucha tradición montera en las que durante la temporada general se abaten muchos y muy buenos venados. Sin embargo, también hay enclaves destinados a la consecución de trofeos medalla, normalmente en la modalidad de rececho, donde la densidad es más bien baja. Eso sí, si buscas el macho de tu vida, intenta dar con él en estas últimas fincas y olvídate de aquellas en las que se montee.

Zona de oro

En el sur también se han logrado grandes trofeos, entre ellos el actual récord de España, con 235,43 puntos CIC, y que fue abatido por José Recio en 2010. Además destacan otros cuatro ejemplares de más de 217 puntos que se sitúan en el ránking de los 15 primeros y que se han cazado en distintos enclaves de Ciudad Real, Cádiz, Badajoz o Córdoba.

Precios anticrisis

Para poder recechar en la zona de Andalucía lo mejor es que contactes con alguna de las muchas orgánicas especializadas en este tipo de cacerías. Nosotros hemos hablado con Jaime Cuesta, de Cacerías Cuesta & Toledano, que lleva más de dos décadas organizando recechos de ciervo en berrea y también de muchas otras especies en España y en el extranjero. Su empresa organiza este tipo de cacerías en la Sierra de Cardeña, dentro de la provincia de Córdoba. La finca alberga una alta población de ciervos que entran en celo cuando caen las primeras lluvias a primeros de septiembre, llegando a su punto álgido la última semana de septiembre. Los precios: unos 900 euros por un trofeo selectivo, 1.200 por uno representativo y a partir de los 1.500 por un medalla. Para más info puedes visitar su web, www.cuestatoledano.com, o su cuenta de Instagram @caceriascuestatoledano.