fbpx

Un joven de 18 años corre tras un jabalí de 140 kilos y sufre este percance al rematarlo

Este joven cazador navarro vivió hace unas semanas un lance de auténtico infarto, en el que corrió tras un jabalí que iba herido y que, cuando fue a rematar de un disparo, sufrió un inesperado percance.

7/2/2020 | Redacción JyS

jabalí
El joven cazador, con el jabalí abatido. / JyS

El jovencísimo cazador navarro Manu Cabañas, de 18 años de edad, vivió hace unas semanas en el coto social de su localidad natal, Artajona (Navarra), un lance de infarto con un jabalí que rondaba los 140 kilos de peso. La mala suerte hizo que el animal quedase herido y, tras un último disparo para rematarlo, Manu le partió uno de los colmillos.

El joven ha narrado a Jara y Sedal todos los detalles de la captura: «Por la mañana nos juntamos en el sitio de costumbre. Los rastreadores suelen ir al amanecer a localizar los rastros, y llegaron al sitio en el que habíamos quedado más rápido de lo normal. Nos comentaron que habían visto un jabalí de unos 50 kilos en un monte cerrado, por lo que acudimos rápidamente al lugar», explica Cabañas.

Nada más soltar los perros, «ya subió algún jabalí por la primera ladera que había en el monte», narra. En ese momento «llegó uno de los resacadores, esperando encontrar el jabalí pequeño», y de buenas a primeras vio al protagonista de esta historia subir la ladera, pero «los perros no arrancaban detrás de él, porque lo veían bastante más grande de lo que les había parecido en un principio», añade.

Desde ese momento «se cruzaron los canes todo el monte, y mi puesto estaba de los últimos. En ese momento, escuché un perro ladrar a parado: estaba con el jabalí», afirma el joven. De repente, el animal le apareció en el camino «y enfiló hacia mí. parecía un búfalo», relata.

jabalí
Más imágenes del jabalí. / JyS

«Disparé tres veces. Uno de los disparos le alcanzó y lo dejó tocado de atrás. El animal siguió hacia adelante en los sembrados, y yo corriendo detrás de él. Me miraba de reojo hasta que me cogió algo más de distancia y se paró en una subida entre sembrados. Disparé otra vez, seguí corriendo detrás porque quería rematarlo antes de que llegasen los perros, y lo perdí de vista en el viso, por lo que no le pude disparar más. Se fue hacia una zona de chaparros y enseguida llegaron los canes», narra emocionado el joven cazador.

En ese momento «bajaron todos los perros y cuando me asomé en el viso. Vi la única zona de chaparros que había, con el animal allí parado. Llegué allí y había un paso. Decidí darle a vuelta a los chaparros y me lo encontré de frente», reseña Cabañas.

«De buenas a primeras salió el bicho enfrentándose a todos los perros, no consiguió enganchar ninguno, y en ese momento enfiló hacia mí. Como vi con seguridad que se habían apartado los perros, disparé», relata. La mala suerte fue que le partió una navaja en ese último disparo, pero la satisfacción fue que se hizo con el enorme animal de casi 140 kilos.

Otro enorme jabalí hace tres años en el mismo lugar

Fotos: Manuel Cabañas, Fran Yarnoz y Javier Yarnoz.

Era octubre de 2017 cuando el veterano cazador Juan José Tainta, de 72 años, tuvo un gran inicio de temporada. Tainta se encontraba cazando con su cuadrilla en el término municipal de Artajona (Navarra) cuando vio venir desde su postura algo que no podía creer, se trataba de un jabalí mastodóntico. Te lo contamos aquí.

Deja una respuesta