fbpx

Asuntos internos detiene a seis guardias civiles por delitos relacionados con la caza

Uno de los agentes ha ingresado en prisión y han sido arrestadas o investigadas otras once personas en una operación abierta desde septiembre de 2020.

© Shutterstock

La jueza Miriam García, titular del juzgado de instrucción y primera instancia único de Almadén, ha decretado prisión comunicada y sin fianza para uno de los seis guardias civiles detenidos en la operación ‘Cinabrio’, abierta por el propio instituto armado en Almadén y Puertollano desde septiembre de 2020.

Según informa ABC, los guardias civiles implicados están destinados en puestos de Seguridad Ciudadana de Almadén y su comarca, además del Destacamento de Tráfico de Puertollano, a 90 kilómetros de la ciudad minera.

A los detenidos les atribuyen delitos que «están relacionados con la caza», asegura el citado medio, puntualizando que se trata de: cohecho, tráfico de influencias, descubrimiento y revelación de secretos, omisión del deber de perseguir delitos y falsedad documental.

Prisión provisional sin fianza para uno de los guardias civiles

La titular del único Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Único de Almadén ha tomado declaración este miércoles a las 17 personas implicadas en esta operación. Ocho han comparecido en calidad de detenidas, entre ellos los seis guardias civiles, y nueve lo han hecho como investigadas.

Según informa el citado medio, después de tomar declaraciones, la jueza ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para un guardia civil. Para los siete restantes, libertad provisional. En el caso de los seis agentes, se han establecido dos medidas cautelares: la retirada del pasaporte y la obligación de comparecer ante el juzgado los días 1 y 15 de cada mes.

En cuanto a las nueve personas investigadas, ocho de ellas deberán presentarse también en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes. Sobre el noveno, la jueza ha levantado su imputación y ha acordado citarlo como testigo en el procedimiento, que se tramita para que los agentes sean juzgados por un jurado popular.

En esta operación, en la que participa el Servicio de Asuntos Internos (SAI) de la Guardia Civil y que sigue abierta, se han realizado dos entradas y registros domiciliarios. Los investigadores han intervenido un teléfono móvil, un ordenador portátil y diversa documentación.