fbpx

Cuatro casos de furtivos capturados de la forma más insólita

Jara y Sedal

La codicia y el afán de alardear de los furtivos les lleva a hacer cosas absurdas. En ocasiones, estas acciones facilitan la tarea de las autoridades para acabar con esta lacra. Así consiguieron capturar a estos cuatro.
20/4/2017 | Redacción JyS

Pescan con explosivos, lo suben a las redes y acaban detenidos

En el agua también encontramos gente indeseable a la que hay que apartar del colectivo de pescadores. En este caso, los furtivos utilizaron explosivos para intentar llevarse un botín ingente de peces. Sin embargo, este tipo de prácticas lo que hacen es destruir el ecosistema, ya que no sólo matan los peces que suben hacia la superficie, sino que se forma un verdadero lecho de animales muertos en el fondo.
https://www.youtube.com/watch?v=vajnFEmxaeU

Furtivean un jabalí y cuelgan las fotos en Facebook

lazo-furtivos
Ocurrió en Albacete. En esta ocasión los furtivos colocaron un lazo en una zona frecuentada por los suidos. En la trampa cayó un ejemplar que luego remataron con escopeta. Pero no contentos con dicha fechoría, decidieron hacer fotos y subirlas a las redes sociales. Fue entonces cuando los agentes del Seprona se percataron logrando dar caza a los delincuentes.

Expone en una feria de caza un ciervo furtiveado y le pillan

Ciervo avistado por los vecinos que luego fue abatido. / Trib.com
Ciervo avistado por los vecinos que luego fue abatido. / Trib.com

Este caso dio la vuelta a los Estados Unidos. Un hombre abatió un gran ciervo de manera ilegal. El animal había sido avistado por habitantes de la zona que se extrañaron cuando dejaron de verlo. A los pocos días, apareció la cabeza del cérvido expuesta en una feria de caza de la región. Los habitantes denunciaron entonces los hechos y el delincuente tuvo que pagar una gran multa, además de retirarle los permisos de caza por siete años.

Los pillan mariscando de forma ilegal y se salvan alegando ser su terapia contra la drogadicción

furtivos
Dos hombres fueron descubiertos por los servicios del Seprona cuando se disponían a abandonar una playa cerrada a la pesca debido a la aparición de una sustancia tóxica en el agua. En su vehículo transportaban gran cantidad de marisco obtenida de forma ilegal, siendo multados y procesados por ello. Sin embargo, en el momento del juicio alegaron que practicaban la pesca de forma terapéutica para tratar su drogadicción y el juez les rebajo la pena.