fbpx

Así se cazó el corzo más grande del mundo: la historia detrás del monstruo

Carlos Vignau

El 8 de junio recibí una llamada del que es mi amigo y compañero de caza desde hace más de 15 años. Descolgué, convencido de que me propondría quedar para tomar una cerveza y contarme sus planes para las futuras monterías… pero no. «Caco, he cazado un corzo, uno muy muy grande. Demasiado… Por favor, ven en cuanto puedas». Sergio Muela, que es el nombre de este cazador, había abatido el nuevo récord de España (250 puntos CIC) y el corzo más grande del mundo. En las páginas de nuestra revista te contamos cómo fue el lance y la intrahistoria de la caza de este monstruo.

Por Carlos Vignau / Redacción JyS

el corzo más grande del mundo
Sergio Muela con el corzo más grande del mundo. / @Ángel Vidal

Apenas dos kilómetros de distancia separan nuestras casas, así que no tardé en llegar. «¿A qué vienen tantas prisas?», le pregunté nada más verle. Sergio me dedicó su típica sonrisa pícara antes de darse la vuelta para abrir el congelador. Puedo presumir de haber visto muchísimos trofeos de corzo, pero no daba crédito a la monstruosidad que colocó ante mí. Ya estaba limpio, con el cráneo al aire. Con los ojos como platos, lo tomé entre mis manos sin saber que meses después sería no sólo el nuevo récord de España, también el corzo más grande del mundo. Más tarde, Sergio me confesaría que se vio reflejado en la expresión de mi cara: era la misma que la suya cuando alcanzó el lugar donde yacía el animal.

El que hoy es el récord de España de corzo es un trofeo de 14 puntas llenas de color y perlas y de perfecta simetría. No es el clásico de estructura basta e irregular: cumple con los cánones del corzo tipo pero elevados a la décima potencia. Lo que más me llamó la atención fue su peso, por encima del kilo. Al cogerlo tuve la sensación de estar levantando un venado pequeño.

La medición del nuevo récord de España de corzo

La primera medición, realizada por la Comisión Regional de Homologación de Trofeos Castilla-La Mancha a los tres meses de ser abatido, arrojó una puntuación de 252,46 puntos CIC. El 15 de noviembre, en una segunda y definitiva, la Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza (JNHTC) le otorgó 250 puntos CIC. El corzo de Sergio Muela superaba así al hasta ese momento récord nacional (215,53 CIC) abatido en 2002 por Agustín Torrego en Hontoria del Pinar (Burgos) y, además, la plusmarca europea (246,90 CIC). Se había convertido oficialmente en el corzo más grande del mundo.

La intrahistoria detrás del corzo más grande del mundo

La relación entre Sergio y yo viene de lejos. Nuestros padres cazaban juntos por la Sierra de Guadalajara desde los años 70 y entre nosotros la confianza es absoluta. Por eso me pidió consejo. Era consciente de que podía haber abatido el nuevo récord de España de corzo pero no sabía qué debía hacer, a quién acudir, qué pasos dar para homologarlo. Lo que sí tenía claro era que quería conceder la exclusiva a la web JaraySedal.es y a la revista Jara y Sedal, consciente de que sería una bomba informativa.

Eso sí, Sergio no deseaba que la noticia fuese pública hasta tener la medida oficial de la JNHTC, pero un par de fotos del monstruo que había dado caza corrieron como la pólvora entre los smartphones de los aficionados a la caza. A principios de agosto se publicó una fotografía en la cuenta @oneandshothunting de Instagram y Sergio decidió salir al paso, autorizándonos a publicar la exclusiva en la redes sociales y en nuestra web, Jaraysedal.es.

La presión mediática

Un corzo así atraería la atención de todos: a los pocos minutos de lanzar el bombazo ya eran cientos los cazadores que reaccionaban a la publicación. Todo el mundo quería saber más. No habían pasado ni 30 minutos cuando otro medio, Elcotodecaza.com, se hacía eco de la noticia de JaraySedal.es sin mencionar la fuente original, poniendo palabras en la boca de Sergio que ni siquiera había pronunciado y utilizando imágenes de la cacería del corzo más grande del mundo sin su consentimiento.

Es sólo un ejemplo más de la presión a la que se vio sometido el cazador por el mero hecho de cruzarse con el corzo más grande del mundo. «No hice una sola declaración al periodista de ese medio», quiso dejar claro Sergio. «Me llamó por teléfono y le dije en todo momento que sólo atendería a Jara y Sedal, el único al que además autoricé la publicación de mis fotos. Además, el relato que había contado era totalmente falso».

Así cazó el corzo más grande del mundo

corzo récord de España
Sergio Muela con el corzo récord de España recién abatido.

¿La historia real de cómo cazó el corzo más grande del mundo? En uno de los muchos recechos que solía hacer en primavera localizó un macho tumbado a la sombra de un roble. La distancia era considerable, pero entre las ramas pudo distinguir que se trataba de un macho. Comenzó la entrada con sigilo hasta lograr colocarse a 120 metros del animal. Lo metió en la cruz de su vetusto visor y, sin pensarlo mucho, apretó el gatillo. El .270 Win. cargado con balas Geco Express cumplió a la perfección. «Se quedó en el sitio». 

el corzo récord de España
Sergio Muela, el actual poseedor del récord de España de corzo. / @Ángel Vidal
récord de España de corzo
La bala Geco Express del .270 Win. con la que abatió al monstruoso corzo. / @Ángel Vidal

«Me acerqué sabiendo que se trataba de un buen trofeo, pero cuando lo vi tumbado entre las hierbas altas… Comencé a temblar. ¡Ni en sueños creí que un monstruo así viniera algún día a verme! Me senté a su lado observando cada punta, cada perla, cada centímetro de masa… Llamé a mi padre, mi maestro, para contarle todo. No sé mucho de homologaciones, pero estaba seguro de estar ante un corzo fuera de lo normal».

En efecto. Sergio Muela acababa de hacer historia abatiendo el corzo más grande del mundo. Y la historia la contó Jara y Sedal.