fbpx

Cómo fabricar un reloj de pared creando la silueta de un ciervo

La 'manualidad' que os proponemos hoy es fácil y barata: basta unas hojas de papel, un tablero de contrachapado, unas cuantas herramientas y un poco de maña y podrás empezar a contar las horas que faltan para irte de rececho: tic-tac, tic-tac, tic-tac…

reloj ciervo
reloj ciervo

¿Qué necesitas?

  • 1 tablero de contrachapado de 5 x 600 x 400 mm.
  • 1 segueta.
  • Sierras en espiral para segueta.
  • 1 taco de lija de grano fino.
  • Manecillas y mecanismo de reloj.
  • Tijeras.
  • 1 lapicero.
  • Folios tamaño DIN A4.
  • Tinte para madera al agua color caoba.
  • 1 brocha.
  • Cola blanca para madera.
  • 1 taladradora o tornillo eléctrico
  • 1 broca de 5 mm.

1. Dibuja a lápiz la silueta del venado

El primer paso es dibujar la silueta de la cabeza del ciervo sobre una de las caras del tablero. Puedes fijarte en el que hemos preparado para ti, aunque en Internet puedes encontrar más modelos. Eso sí, intenta ser creativo, porque al final serás tú quien mirará el reloj.

2. Ayúdate de un folio

Coloca un folio tamaño DIN A4 en la parte central del dibujo –será el lugar donde colocarás las manecillas del reloj– y calca la parte de la silueta que has ocultado con él.

3. Dibuja estas dos piezas centrales

Esboza en el folio dos piezas como las que te mostramos, que serán las que aporten profundidad a la composición final, asemejándose éstas a la forma del hocico y nariz del cérvido, y recórtalas con las tijeras. A continuación coloca los dos pedazos de papel obtenidos a ambos laterales del tablero, aprovechando al máximo su superficie y dibuja su contorno sobre éste con ayuda del lapicero.

4. Recórtalas con la segueta

Recorta las tres piezas con la ayuda de la segueta y repasa sus bordes con el taco de lija. Es normal que se rompa alguna que otra sierra de espiral, pues suelen ser frágiles; de ahí que se vendan en paquetes de 12.

5. Tiñe la parte posterior y la frontal

Tiñe de color caoba la silueta grande y el pedazo de madera más pequeño, pero no el mediano: así el contraste de color contribuirá a dar mayor sensación de profundidad.

6. Pega las piezas

Pega con cola blanca para madera los tres recortes de contrachapado y haz un agujero con la taladradora en el centro de la composición. Será este orificio el que facilite la instalación del mecanismo de reloj que se vende en ferreterías. Vienen preparados para extraer las manecillas y pasar el vástago central por el agujero. Coloca de nuevo las manecillas y pega el mecanismo al tablero por la parte trasera con cola blanca.

7. Coloca un cáncamo en la parte trasera

Por último, coloca un cáncamo en la parte trasera para poder colgarlo de la pared, instalar una pila y ponerlo en hora. ¿Qué te parece? ¿Te gusta? ¡Con él ya no llegarás tarde a ninguna cacería!