fbpx

Varios ciervos sika se escapan de un santuario animalista y podrían haber hibridado con autóctonos en Francia

Varios ciervos sika se han escapado de una finca propiedad de una protectora animalista francesa, lo que ha hecho saltar las alarmas en el país galo por la hibridación que puede suponer para los cérvidos autóctonos que viven en la región.

ciervo sika
Ciervo sika. © Shutterstock

El departamento francés de Drôme, en la región de Auvernia-Ródano-Alpes, se encuentra en alerta en los últimos días después de que los cazadores locales hayan informado de la presencia de ciervos sika (Cervus nippon) en libertad. Probablemente, según detallan medios locales, podrían provenir de la finca Valfanjouse, propiedad de la Asociación para la Protección de los Animales Silvestres (ASPAS). Esta ONG, creada en 1980 bajo el nombre de «Union des victimes de la Chasse et de leur Nuisances» (Unión de Víctimas de la Caza y sus Molestias), califica la actividad cinegética como «una práctica peligrosa para la naturaleza».

El ciervo sika es una especie de cérvido oriental cuya presencia en el medio natural en Francia podría suponer un hecho similar al que ocurre en España con los cerdos vietnamita que durante los últimos años se han liberado ilegalmente en el campo provocando su hibridación con el jabalí.

Los cazadores se ofrecieron para reforzar la seguridad de la finca privada, pero ésta rechazó su ayuda

Una nota de la Dirección Departamental de Territorios con fecha 25 de marzo de 2022 especifica que la ASPAS reconoce que, al menos desde el 19 de marzo de 2022, varios grupos de animales del tipo ciervo Sika e híbridos de esta especie se escaparon del citado recinto y deambulan por las cercanías del municipio de Léoncel. La Federación Departamental de Cazadores de Drôme y los cazadores locales han denunciado, a través de un comunicado, que este hecho pueda afectar a la población de ciervos del lugar por contaminación genética.

Además, los propios cazadores se habían ofrecido a ayudar a la asociación a garantizar el sellado del recinto, dado el riesgo para la biodiversidad silvestre local y debido a los daños agrícolas y forestales que podría suponer. ASPAS rechazó esta ayuda alegando que era capaz de controlar y vigilar por sí sola las vallas de su recinto.

«Pedimos una reacción rápida e inmediata de los servicios estatales»

La Federación Departamental de Cazadores de Drôme había alertado en varias ocasiones sobre este gran peligro al Ministerio correspondiente. Desde entonces y con carácter de urgencia, dado el informe ASPAS del 25 de marzo, se ordenarán medidas para atajar el problema por parte de la Administración francesa.

«Pedimos una reacción rápida e inmediata de los servicios estatales, pero también de ASPAS para detener cualquier riesgo de contaminación del genoma. También pedimos transparencia en la gestión de esta zona», solicita la Federación Departamental de Cazadores de Drôme en sus redes sociales.