fbpx

Caza un monstruoso ciervo de 24 puntas después de siete días tras su rastro

Javier Fernandez-Caballero

Hasta siete mañanas empleó el cazador Fran Campos tras los pasos de este gran ciervo en la pasada berrea otoñal en una finca de la provincia de Cáceres. Finalmente logró abatirlo e incluso pudo grabar un vídeo de la hazaña, que ahora han editado y publicado en las redes. 
1/4/2019 | Redacción JyS

ciervo
Hasta siete mañanas estuvieron tras sus pasos en la pasada berrea otoñal. / F.C.

El experimentado cazador Fran Campos logró cazar un venado de 24 puntas y 218 puntos en una finca en la provincia de Cáceres durante la berrea de 2018. Hasta siete mañanas estuvo tras sus pasos hasta que finalmente logró abatirlo en un día en el que «el sol azotaba el monte con dureza y las reses estaban desaparecidas entre las zonas bajas de aquella bonita dehesa, buscando la umbría y el frescor de los arroyos y de la finca», explica.
En aquella jornada de rececho, Campos y dos de sus amigos se disponían a ir a por este animal, que les habían dicho que era «complicado, muy esquivo» y no habían encontrado la manera de darle caza desde hacía dos temporadas. Ofrecía un reto interesante que asumieron intentar y, además, un segundo hito: grabar la hazaña.
Era un venado «de cuerpo pequeño» y ya entrado en años que, durante aquellos últimos días de berrea, se encontraba ya muy debilitado e incluso había recibido varios puntazos de algún rival más joven. «El animal había cumplido su ciclo y era el momento adecuado de intentar abatirlo», argumenta el cazador.
«Una vez desayunado temprano me colgué el rifle y dispuse de 5 balas en la canana, como costumbre», explica Campos y añade que acto seguido comenzó el rececho «con ánimos renovados pues ya era el sexto día». Una larga caminata tras encinas y escobas les llevó a un gran valle muy tupido de monte partido en dos por una siembra.
«Era un sitio muy discreto y recóndito, así como querencioso para el viejo venado que pudimos llegar a ver en dos ocasiones en las que en una casi logramos dispararle», pero decidieron no arriesgar, pues el animal no dejaba acercarse y el tiro era muy complicado.

A la séptima… lo consiguieron

ciervo
Otra imagen del animal. / F.C.

La séptima mañana decidieron insistir en el mismo valle y, al llegar a él, disfrutaron de un «sublime momento en el que una luz de miel bañaba por completo el escenario de aquel amanecer dorado», describe el cazador. Estuvieron unos minutos esperando para grabar aquella irrepetible escena y plasmarla posteriormente en el vídeo que, «siendo sincero, apenas le hace justicia», dice.
Una vez llegaron a la querencia del venado, se colocaron a una distancia de tiro «cómoda, sin muchas esperanzas pues se dejaba ver en ocasiones contadas, por lo que nos sentamos al borde del monte a unos 100 metros del lugar donde algunas veces y siempre muy pegado al monte pastaba el ciervo».

30 minutos de espera

Después de aproximadamente 30 minutos de espera, dos ciervas se acercaron tímidamente, lo que despertó su atención ya que detrás de ellas podría venir el susodicho y, como si estuviera prescrito, el gran y portentoso venado hizo su aparición detrás de las ciervas moviéndose tranquilo y pausado entre el monte.
«Nuestros corazones nos partían el pecho acelerados, ¡es él! Todo se precipitaba. Venía derecho. Con el poco temple del que fui capaz me preparé y esperé unos segundos a que la cámara pudiera inmortalizar esa estampa. El venado salió poco a poco y se plantó en mitad del claro. Despacio quité el seguro y activé el pelo del rifle y disparé». Un atronador sonido rompió la calma del monte haciendo que el venado se desplomara: «Atónitos, nos miramos para dar paso a una alegría desenfrenada, abrazos y enhorabuenas por doquier», relata Campos.

¡A contar puntas!

Después de una corta conversación Campos y sus compañeros se dispusieron a buscarlo. El animal contaba con 24 puntas, buen grosor y longitud y unas palmas «espectaculares». Tras una medición exhaustiva el venado arrojó 218 puntos. «Para ser sincero la puntuación era lo de menos, ya que poder abatir al rey del monte, ganarlo en su terreno y rodeado de amigos era un sabor especial que difícilmente volveré a paladear…», confiesa el cazador.
Campos ha querido dar las gracias por último «a todos los que hicieron posible que fuera un día espectacular». Este es el momento del abatimiento del venado grabado en vídeo: