fbpx

Cazan un zorzal con la cabeza blanca en Barcelona y otro rubio en Toledo

Un cazador catalán abatía el pasado domingo en su coto de la provincia de Barcelona un raro zorzal que tenía la cabeza la cabeza blanca. Otro cazador madrileño cobraba uno rubio el mismo fin de semana en un coto de Toledo.

zorzal blanco y rubio
Los dos curiosos zorzales. © J. C. y J. L.

El cazador catalán Juan Carlos de la Mata abatió, el pasado domingo 30 de enero, un curioso zorzal que tenía la cabeza blanca. El cazador quedó «completamente sorprendido» cuando, en el ecuador de la jornada que disfrutó en un coto de la provincia de Barcelona, se percató de la extraña captura.

«Al principio creía que tenía un papel pegado a él o algo, pero no, efectivamente, se trataba de un zorzal blanco», relata De la Mata en declaraciones a Jara y Sedal. Juan Carlos, que cobró un total de 24 zorzales ese día, explica que este, por fortuna, no lo cogieron los perros: «Eso permitió que lo pudiese fotografiar bien», señala.

Además, en la misma jornada cazó también un zorzal que había sido anillado en San Sebastián. Estas son las imágenes de la interesante pieza

El zorzal blanco, a la derecha entre el resto de la percha conseguida por el cazador. © J. M.

Por otro lado, el cazador madrileño José Luis García Martínez abatió también el pasado domingo, 30 de enero, un zorzal muy curioso: era rubio. Consiguió cobrarlo en un coto de la localidad toledana de Navahermosa: «Íbamos cazando al salto y, de repente, apareció y lo abatí. Nunca había visto nada igual», reconoce García. Estas son las imágenes del animal:

El zorzal rubio. © J. M.

El pasado 2 de enero también fue protagonista en nuestra web un extraño zorzal con plumas blancas en su cabeza, una captura inusual obtenida por un cazador en Castellón. Meses antes también fue protagonista en este medio otro zorzal blanco capturado por el cazador catalán Marc García en la provincia de Gerona, quien nos contó entonces que se trataba de una jornada en la que todos los cazadores se iban ya a disfrutar de una gran comida cuando, «de repente, pasó este zorzal y lo pudimos cobrar», explicaba.