fbpx

Un grupo de cazadores rescata a dos senderistas perdidas durante horas en un coto en Castellón

Un grupo de cazadores castellonense rescató a dos senderistas que desorientadas durante horas en terrenos de su coto de caza este domingo, 13 de febrero.

cazadores rescatan senderistas
Los cazadores y las senderistas tras el rescate. © J. V. S.

El cazador castellonense Juan Vicente Serrano Herrero, de 43 años y natural de la localidad de Artana, rescató este domingo 13 de febrero junto a varios compañeros a dos senderistas que se habían perdido en terrenos de su acotado. Serrano explica a la redacción de Jara y Sedal que, mientras los miembros de su cuadrilla de nombre Curruca la Montona se encontraban eviscerando las piezas de jabalí abatidas ese día, se presentó una vecina del pueblo pidiendo ayuda, ya que unas compañeras de trabajo de Villareal habían acudido a practicar senderismo por la zona de la Cueva El teniente y Cueva del Tronco y se habían perdido.

«Las dos mujeres se desorientaron por una zona de pinar cerrado sobre las 12:00 del mediodía y a nosotros nos dieron el aviso sobre las cinco de la tarde», explica el cazador a la redacción de Jara y Sedal. «Nada más saber la ubicación aproximada, cuatro compañeros fuimos en su busca en dos vehículos y las localizamos al poco de llegar a la zona», relata Serrano.

«Las llevamos al pueblo con su amiga, que dio la voz de alarma, y nos contaron cómo se desorientaron». Ambas mujeres se mostraron entonces «muy agradecidas» al grupo de cazadores, al que invitaron a un almuerzo por su ayuda. «Sobre todo, lo que nos importa es dar fe de que los cazadores somos grandes conocedores del terreno porque amamos la naturaleza», pone en valor el aficionado castellonense.

Hay que recordar que los cazadores ayudan siempre en este tipo de situaciones por conocerse los lugares más recónditos del monte. El último caso, el del cazador gallego que descubrió al conocido como Rambo gallego. Su paradero había sido descubierto por este amante del mundo cinegético que lo localizó acampado en el monte a finales de diciembre, por lo que ya se le buscaba por la región.