La mitad de los cazadores sufren problemas de audición por los disparos