fbpx

Los cazadores ayudarán a disminuir las muertes de linces por atropello trasladando conejos de cunetas en CLM

El Gobierno regional ha notificado 29 camadas de linces y el nacimiento de 90 cachorros en Toledo y Ciudad Real. Los cazadores ayudarán a evitar los temidos atropellos trasladando de lugar los conejos más próximos a las carreteras.

Javier Fernandez-Caballero

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha adelantado este viernes un primer balance de la temporada de cría de lince ibérico en la región correspondiente a este año 2020 que desvela que se han conseguido detectar un total de 90 cachorros en las áreas de reintroducción de lince ibérico. En los Montes de Toledo se han localizado 19 camadas y 60 cachorros, y en Sierra Morena oriental han sido 10 camadas y 30 los cachorros contabilizados.

En este proyecto, los cazadores ayudarán en los próximos años a evitar los temidos atropellos de linces trasladando de lugar los conejos más próximos a las carreteras, como así ha asegurado el viceconsejero de Medio Ambiente, Fernando Marchán.

Según ha informado Europa Press, en colaboración con estos cotos de caza, se capturarán y trasladarán conejos de campo de las cunetas para reducir su densidad, y que estas zonas dejen de ser atractivas como cazaderos para los linces. Todos estos trabajos se quieren ejecutar por parte de las consejerías de Desarrollo Sostenible y de Fomento en el marco del próximo proyecto ‘Life Lynx Connet’ reseñado anteriormente, con el objetivo de reducir la mortalidad y mejorar la conexión entre las diferentes poblaciones de lince ibérico en Castilla-La Mancha.

Las cifras de lince en la región

Las mencionadas cifras de lince en la región deben considerarse preliminares puesto que serán aún mayores, al estar pendiente de confirmación la reproducción de otras hembras que habitan en la zona de Sierra Morena occidental. Estos ejemplares aportarían a la suma total sus nacimientos, y a estas nuevas incorporaciones habría que añadir, también, los 10 ejemplares de un año de edad, procedentes de los centros de cría en cautividad que han sido liberados durante 2020, cinco en la provincia de Toledo y cinco en la de Ciudad Real, todos ellos nacidos el año pasado, ha informado en nota de prensa el Gobierno regional.

El viceconsejero de Medio Ambiente ha indicado también que los programas de reintroducción del lince ibérico del Gobierno regional «no son sólo reconocidos en nuestro país, sino también en Europa». Y ha destacado al respecto, la participación de Castilla-La Mancha desde el año 2011 en el proyecto europeo ‘Life+Iberlince’ junto a Andalucía, Extremadura y Portugal.

«Este proyecto va a tener continuidad para la región, puesto que desde el mes de mayo conocemos que la Comisión Europea ha aprobado el nuevo proyecto ‘Life Lynx Connect’, en el que volvemos a participar con una aportación de más de 18,7 millones de euros para seguir recuperando la especie», ha dicho.

Mortalidad por atropello en carreteras

En cuanto a la mortalidad detectada en la región, un total de cinco linces han fallecido en lo que va de año, dos en la provincia de Ciudad Real (uno por atropello en la carretera CM-4111 y un cachorro de un año por causas naturales); y tres en la provincia de Toledo (uno por ahogamiento en un pozo ubicado dentro de una parcela ganadera y dos atropellados en las carreteras TO-3639 y CM-410).

A este respecto, ha anunciado el viceconsejero, «desde la Consejería de Desarrollo Sostenible se sigue trabajando para reducir las causas de mortalidad de la especie en los tramos de vías de comunicación considerados de máximo riesgo para la fauna en general y el lince ibérico en particular». Entre otras actuaciones se está señalizando estas zonas, además de continuar con el vallado y encauzamiento hacia pasos subterráneos seguros.

Marchán ha añadido que la sensibilización dirigida a los usuarios de estas vías y el respeto de los límites de velocidad establecidos es fundamental, ya que al ser animales que se encuentran en libertad, pueden cruzar en cualquier momento la carretera.