fbpx

Muchos cazadores cierran voluntariamente la temporada de caza y llevan alimento a perdices, conejos, jabalíes…

El sector cinegético demuestra una vez más su compromiso con la fauna salvaje cuando las circunstancias climatológicas lo exigen.

cotos

Si hay un sector que está involucrado permanentemente con la conservación de la naturaleza, ese es el cinegético: por la ayuda que presta a la fauna cada vez que la climatología lo requiere, por cómo se comporta en el entorno natural y por todos los recursos que dedica en su conservación. Estos días, debido a la borrasca Filomena, lo está demostrando.

Múltiples cotos de toda España han cerrado voluntariamente la temporada de caza para evitar mermar las poblaciones de animales silvestres tras la gran nevada. Han cambiado la escopeta por el saco de maíz, trigo o cebada y llevan comida a los animales para que no mueran de hambre.

El coto que ha cerrado temporada casi un mes antes para cuidar sus perdices

Cazadores de Albacete compran 5.000 kilos de comida para salvar de la inanición a la fauna tras la nevada
Los cazadores repartiendo comida para la fauna.

El coto de la localidad albaceteña de Golosalvo es el perfecto ejemplo. No sólo ha cerrado temporada casi un mes antes, sino que ha comprado y echado en el campo más de 5.000 kilos de cereales y leguminosas para que pueda alimentarse la fauna, según ha explicado su presidente, Blas Vergara Cebrián, a este medio.

«Vino la nieve, ésta se congeló, habían pasado cuatro días desde la borrasca y los animales estaban sin comer. Yo vivo en el municipio y veía que los animales tenían hambre. Por eso, tanto yo como la junta directiva decidimos aportar la comida», describía el cazador.

Este coto de Teruel también cierra temporada… y reparte comida a -30Cº

Un cazador reparte trigo para la fauna a -30Cº: «Animalistas, gastad en esto vuestras subvenciones»
El cazador echa de comer a la fauna. © D. L.

El joven cazador Diego Lozano Lozano, miembro de la Sociedad de Cazadores San Bartolomé, de la localidad turolense de Royuela, explica a Jara y Sedal que su coto ha cerrado por este año y que han repartido comida a la increíble temperatura de 30 grados bajo cero. Así nos lo contaba.

El caso del coto de caza de El Picazo, en Cuenca: sin cazar y ayudando a la fauna

Un cazador de la sociedad El Picazo llevando alimento a la fauna.

El coto de cazadores de El Picazo, en la provincia de Cuenca, ha sido otro ejemplo de ello. Miguel Huerta, de 26 años de edad, presidente de la sociedad local de cazadores y protagonista en otras ocasiones en este medio por haber salvado la vida a 34 corzos en el canal del pueblo, ha narrado que estos días también han llevado comida a los animales, además de devolver el agua a las balsas, que estaban congeladas.

Más cazadores albaceteños cerrando sus cotos antes de febrero

Imagen de la Sociedad de Cazadores de La Roda, en Albacete.

Los cazadores de la provincia de Albacete también se han volcado con la fauna salvaje de sus cotos. En este caso, estas imágenes nos las envían los miembros de la Sociedad de Cazadores de La Roda, que han salido con sus todoterreno a echar de comer a los animales y a llenar los bebederos en los que habitualmente beben toda clase de aves y mamíferos.

Imagen de la sociedad de cazadores de La Gineta.

También las sociedades de La Gineta y Minaya, ambas en la provincia de Albacete, se han volcado con esta causa, como aparece en la imagen superior.

Por último, te mostramos en un vídeo a modo de recopilación en el que se muestra cómo los cazadores de estas y otras sociedades han aportado alimento a la fauna tras el paso de Filomena.