fbpx

Le toca un rebeco por sorteo y protagoniza junto a su marido un rececho inolvidable

Un matrimonio vive una apasionante jornada de rececho de un isard en la alta montaña de Gerona por parte de Mari Ángeles, que además cumplía con el primer rececho de su vida.

Javier Fernandez-Caballero

La cazadora Mari Ángeles Ava Acedo abatió hace unos días, en una zona de alta montaña de la provincia de Lérida, el primer isard de su vida. Aunque es cazadora desde hace siete años gracias a la afición de su marido, Sergio Royo, no había tenido la oportunidad de abatir un animal de esta forma, por lo que para ella supuso una jornada que no olvidará jamás. Además, se da el condicionante de que el isard le tocó en un sorteo organizado por la Federación Catalana de Caza en el que, «aunque pagues la pieza, lo haces a un precio muy inferior al que se cobran estas piezas de caza mayor como privilegio por ser miembro de FEDECAT», nos cuentan sus protagonistas.

Sergio Royo ha explicado a Jara y Sedal todos los detalles de esta jornada cinegética junto a su mujer Mari Ángeles. «Era la primera vez que nos apuntábamos tanto mi mujer como yo, pero le tocó a ella. En principio se iba a recechar en el mes de junio, pero por el COVID se ha tenido que ir retrasando», explica sobre el rececho, que llevaron a cabo con su rifle BSA y munición Hornady de 154 grains.

«Quedamos a las 7 de la mañana con el guarda en Camprodón, provincia de Gerona. La verdad que costó dar con el animal, ya que este año la gente ha ido a la alta montaña y los isard estaban muy esquivos», describe el cazador sobre el inicio de la jornada en la que buscaban un animal selectivo.

Un certero disparo en la paletilla a 150 metros

Más imágenes de la jornada de rececho del isard. / S. R.

«Tuvimos que ir detrás de ellos y, sobre las 10:00 de la mañana, dimos con el que buscábamos. Previamente, habíamos visto varios isard pero no eran los que nos habían tocado», por lo que siguieron andando y disfrutando del paisaje. A la citada hora, «encontramos un nuevo grupo y el guarda, con el catalejo, observó que uno de ellos reunía las condiciones de selectivo. Era un macho que no iba a llegar a ser trofeo nunca porque era muy delgado de cuernos», relata Royo.

En ese momento, su mujer se decidió a hacerle la entrada a unos 150 metros aproximadamente: «Estrenábamos el visor también, por lo que nos ilusionaba de forma doble el lance». Un doble disparo en la zona de la paletilla hizo que el animal cayese casi en el mismo lugar en el que se encontraba. «Tras las fotos de rigor, mi mujer aprovechó toda la carne y fue despiezándolo, ya que hace unos riquísimos alimentos con ella», relata su marido sobre un animal que finalmente ha dado 78 puntos CIC.

Una joven de 20 años caza un gran muflón en su primer día de rececho

Una joven de 20 años caza un gran muflón en su primer día de rececho

Ana Álvaro Herrero, de 20 años de edad y residente en Velilla de San Antonio (Madrid), cazó hace un año un bonito muflón en una finca de Toledo durante su primer rececho. La acompañaban su padre -Andrés- y su tío Jaime. «Aunque he cazado jabalíes y otros animales, este rececho me lo había regalado mi padre por mi cumpleaños», nos cuenta sobre un día de caza que «se complicó más de lo previsto». Nos lo contó en este enlace.