fbpx

Un joven de 15 años rececha un corzo con la vieja escopeta de su abuelo y consigue acercarse a 10 metros

Este joven abatió en su coto de la provincia de Zaragoza un corzo en un lance que protagonizó con la vieja escopeta Fabarm de su abuelo. Consiguió acercarse a 10 metros del animal.

corzo
El joven, con el corzo. © A. M.

El joven cazador aragonés Andrés Alcolea Torón, de 15 años de edad y natural de un pueblo de la provincia de Zaragoza, abatió hace unos días en un coto de este lugar un corzo (Capreolus capreolus) con la peculiaridad de haberlo conseguido con la vieja escopeta Fabarm de su abuelo, ya que aún no posee permiso para cazar con rifle.

El cazador, que estaba cazando en un coto en las cercanías de Zaragoza capital, explica que vio un corzo comiendo a lo lejos en los alrededores de un camino, por lo que no se lo pensó dos veces y decidió hacerle una entrada: «Estaba a unos 350 metros de donde yo me encontraba y sabía que no sería nada fácil; no obstante, me fui acercando poco a poco y logré colocarme inicialmente a unos 150 metros», expone el joven.

Así llegó a acercarse a 10 metros del corzo

Tras ello, el animal se tumbó junto a unas zarzas por lo que el cazador, a sabiendas de que con la escopeta que portaba no podía disparar lejos, continuó acercándose lentamente, agachado por una siembra, sin hacer apenas ruido.

«Cuando lo tenía a 10 metros, no aguanté más, apunté con la escopeta y disparé», explica sobre un lance que no olvidará jamás. Tras el disparo, el animal cayó a los pocos metros. «En cuanto lo vi tan cerca no dudé en disparar, ya que en este coto los corzos no te dan muchas oportunidades», añade el joven, que se quedó sorprendido por el lance que acababa de protagonizar.

Otra imagen del corzo. © A. M.

Este lance al corzo con escopeta recuerda al del también jovencísimo cazador guadalajareño Andrés Q., de 17 años de edad y natural de la localidad de Molina de Aragón, que abatió junto a su padre un corzo con un particular trofeo en su coto de esta provincia castellano-manchega a inicios de este mes de mayo. El joven también consiguió abatir el animal con escopeta.

La mejor historia de corzos de esta temporada conseguirá un monocular térmico valorado en más de 2.000 euros

sorteo Burris H50 historia corzo

¿Has cazado ya algún corzo destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal y Beretta Benelli Ibérica pueden premiar tu historia gracias a un nuevo concurso. Si tu historia es elegida, puede que ganes un magnífico monocular térmico Burris H50.

Para optar al premio solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza de corzos, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Beretta Benelli Iberica (@beretta_benelli_iberica). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te contamos cómo puedes participar.